// Suscríbete al Club vía: RSS | Facebook | Twitter

Vermentino: muestra potencial y versatilidad desde Italia hasta Australia – dos vinos de autor

Vermentino-PP-51A nivel mundial, se cultiva unas doce mil variedades de uva y casi sesenta por ciento de éstas se destina a la elaboración de vino. Por lo general, en la mayoría de los países productores las variedades más plantadas son las llamadas universales, que ocupan alrededor de un tercio del área vitícola total. Sin embargo, entre aquellas quince con mayor superficie de viñedo del mundo se encuentran varios en cuyos viñedos las autóctonas juegan un papel dominante, por ejemplo, en el caso de los grandes como España e Italia o en el de los medianos como Portugal y Grecia. Si bien que las universales sigan siendo populares y su producción venga aumentando en todo el mundo, las autóctonas adquieren cada vez más importancia debido a que el consumidor de hoy está mejor informado acerca del vino y toma consciencia para consumir los locales.

En opinión de varios expertos, la tendencia que llegará en un futuro próximo se centrará aún más en los vinos elaborados a partir de variedades nativas estrechamente ligadas con unos pocos países o algunas de sus regiones, y lo que más motivará al consumidor curioso será el interés de buscar aquellos fuera de serie con auténtica identidad y verdadera personalidad. La materia prima de éstos puede ser una uva rescatada del olvido o recuperada de la extinción y también una minoritaria despreciada que se ha redescubierto debido a su mejor adaptación al cambio climático. (Los resultados de investigaciones indican que algunos de los efectos del calentamiento global podrán complicar el cultivo de las variedades más populares). Al respecto, vale la pena indicar que este cambio de hábitos de consumo retiene la singularidad frente al avance de la globalización y beneficia a los productores de vinos naturales quienes sienten una predilección especial por el uso de este tipo de uvas.

Vermentino-PP-5Tal es el caso de la Vermentino que es una de moda en los últimos años y se puede esgrimir varios argumentos que se dan a su favor. Se trata de uva italiana que hoy en día vive su momento de esplendor alcanzando notoriedad y mereciendo reconocimientos internacionales también. En la incertidumbre, se supone que es de origen español y en el siglo XIV apareció en Córcega de donde llegó a Liguria en épocas siguientes. Existen evidencias documentadas del siglo XIX sobre su difusión en la región costera italiana y desde aquel entonces se la asocia más con esta zona. Su expansión en la Toscana comenzó posteriormente, en la provincia de Massa Carrara. Su nombre tampoco ofrece ciertas pistas sobre de donde proviene la vid cuya análisis genético y molecular ha confirmado que la Vermentino es idéntica a las Pigato (Liguria), Favorita (Piemonte) y Rolle (Provenza). En la actualidad, la superficie cultivada con ésta supera las 15.000 hectáreas en todo el mundo, correspondiendo casi el 80% del total a Italia y Francia, del cual que acaparan 6.703 y 4.642 hectáreas, respectivamente. En Italia tres cuartas partes del total corresponden a Cerdeña y en Francia la mayoría de éstas se encuentra en Provenza y Córcega.
En cuanto a otros países, la Vermentino está plantada en varios de la Unión Europea (Bulgaria, España, Italia, Malta) así como en los Estados Unidos, Argentina, Chile, Líbano, Sudáfrica, Nueva Zelanda y Australia. (El continente más pequeño del mundo ya cuenta con alrededor de 130 hectáreas plantadas por más de 100 productores quienes en 2019 han cosechado 1.950 toneladas de esta uva que es un 30 % superior al volumen de hace ocho años).

La Vermentino se caracteriza por ser vigorosa y de porte erguido así como de buena adaptación a zonas cálidas y a terrenos secos y poco fértiles. Es bastante sensible al oídio y mucho menos sensible a la podredumbre gris. Los pámpanos jóvenes presentan una densidad muy elevada de pelos tumbados. Las hojas adultas son orbiculares de color verde oscuro con cinco o siete lóbulos. El tamaño de los racimos es mediano a grande con forma cilíndrica o piramidal. Las bayas maduras son de forma esferoidal y tienen un color que va del amarillo a ámbar así como piel pruinosa y pulpa jugosa. Estas se adaptan a ser usadas para la elaboración de vinos monovarietales y también como un componente de mezclas. Después de ser cosechadas temprano, se lleva a cabo la vinificación en blanco tradicional favoreciendo la maceración en contacto con los hollejos en depósitos de acero inoxidable en los que se deja reposar algún tiempo. Aquellos que presentan mayor grado de tipicidad provienen de las costas rocosas del Mar Mediterráneo de cuyos viñedos originan los aromas y sabores que la determinan. Quizá el rasgo más atractivo sea su gran potencial aromático que recuerda a los cítricos que maduran en el árbol y a las fragancias de los matorrales de costa donde la cálida brisa con sal impregna el aire.
Sus vinos tradicionales se caracterizan por un vestido de color brillante, al olfato presentan un bouquet delicado de flores blancas con un toque de frutos tropicales, en boca muestran acidez media y aromas de fruta amarilla con ligeras notas de almendra. (Referente a las diferencias entre los originarios de su patria, los de Cerdeña son más aromáticos y corpulentos, los de Toscana ofrecen más frescor y notas minerales, los de Liguria resultan más afrutados y con toques balsámicos.)

Vermentino-PP-2En Italia, hay varias bodegas que están generando un gran valor a esta variedad y algunas se destacan por hacer un estilo de vino fuera de lo común revelando nueva faceta que procura imprimir el sello personal de originalidad. En tal sentido, sobresale la Podere Scurtarola cuyo propietario apasionante e incansable, Pierpaolo Lorieri continúa las tradiciones familiares unidas a cultivar la tierra y vivir del fruto de sus propias manos durante varias generaciones en Colli di Candia, que se sitúa entre Massa y Carrara, en el extremo norte de Toscana, donde el viñedo crece sobre suelos arenosos, compuestos de cuarzo y feldespato así como roca sedimentaria y arcilla, a una altitud de unos 180 metros sobre el nivel del mar. Hoy por hoy, él cuenta con unas 5 hectáreas plantadas de vides (densidad: 8.000/ha) en pendientes muy pronunciados (80%) lo que supone una mayor dificultad del trabajo realizado exclusivamente a mano. Salvo en caso muy excepcional, las uvas no reciben tratamiento en campo, ni químico ni orgánico, solo se ejecuta el corte de la hierba cuando crece en exceso. En el proceso de vinificación también se reduce al mínimo la participación humana, es decir, a partir del 2010 él viene elaborando vinos naturales, sin el uso de ningún tipo de aditivos, ni de aquellos que son permitidos por la respectiva ley.
La Vermentino, que viene siendo cultivada por sus familiares (antecesores y contemporáneos) en el mismo lugar desde 1860, ocupa una superficie de 2 hectáreas (rendimiento: 4.900 kilos/ha). Pese a que se la conozca como una cuyo óptimo periodo productivo es corto (15 a 20 años), las vides a las cuales él pone un cuidado esmerado son mucho más viejas y capaces de dar uvas de muy alta calidad. Su objetivo es obtener, al menos, un racimo en cada brote de éstas que presenta buen color para la segunda quincena de septiembre.
La de 2015 es la última añada comercializada de su Vermentino Bianco Toscana IGT (alcohol: 13,0%, acidez: 6,0 g/l, azúcar residual: 1,0 g/l) que es una propuesta diferente que desafía a los sentidos. Después de haber dejado el mosto junto con los hollejos, se ha llevado a cabo una fermentación lenta y el envejecimiento en barrica de roble durante 24 meses y también en botella otros 2 años. Es de luminoso color amarillo pajizo, en nariz muestra notas de flores blancas (espino, naranjo) con toques de vainilla y coco, en boca se percibe una mineralidad matizada y un amplio abanico de carácter frutal. Un vino con amable entrada en boca que es elegante y potente, equilibrado con sedosidad y textura redonda, y tiene un largo e intenso final.

Vermentino-BG-2En Australia la Box Grove Vineyard es una de las bodegas cuyo desempeño en el área de la producción de Vermentino es muy apreciado por opiniones calificadas. Esta, que fue fundada en 1995, se encuentra en un pueblito (Tabilk) en la parte central (Nagambie Lakes) del estado de Victoria donde tiene unas 28 hectáreas de viñedos asentados sobre suelo granítico, en los que crecen principalmente variedades originarias del Ródano y varias italianas. La propietaria, Sara Gough se enamoró perdidamente de la Vermentino durante su corta estancia en Cerdeña donde se dió cuenta de que ésta pudiera comportarse igualmente bien en condiciones del entorno de donde ella es. Su propiedad es atravesada por un pequeño arroyo y los árboles fuertes (Pittosporum undulatum, Eucalyptus camaldulensis, Quercus ilex)) indican que también hay un flujo permanente de agua subterránea. Le da satisfacción de vivir libremente en el campo y trabajar con el ritmo del ciclo de las estaciones del año así como emprender desde cero con éxito. Hay que destacar que su bodega se ha podido colocarse entre los mejores de su país al obtener en la guía de alto prestigio Halliday Wine Companion 2020 la calificación de 5 estrellas.
Vermentino-BG-6La Vermentino se desarrolla particularmente bien (superficie: 2 hectáreas, densidad: 1.687/ha, rendimiento: 5.500 a 6.750 kilos/ha) disfrutando de los secos veranos calurosos y los fríos inviernos húmedos. Ella cree en la intervención mínima con respecto tanto al cultivo de la vid como al proceso de vinificación, dejando que la variedad exprese al máximo su potencial. Además, está convencida de que un buen vino se elabora solo a partir de uvas sanas que alcanzan la maduración óptima. Una vez dijo que las cultiva por igual como trataba a sus hijos: las cuida, deja que se manifieste su propio carácter y pone límites con gestos suaves a la excesiva rebeldía. Le gusta dejar el vino durante un par de meses con las lías finas para darle más estructura y complejidad y que la mineralidad sea más acentuada. Piensa que el suyo de la añada de 2019 es la mejor que ha elaborado a partir de esta variedad. Esto (alcohol: 12,7%, acidez: 6,0 g/l, azúcar residual: 0,0 g/l) sobresale ante todo por la mineralidad con una sensación salobre y marcada carga de frutas cítricas (limón, toronja) así como se expresa un delicado toque floral (jazmín, madreselva). Es fresco y complejo que aúna elegancia y potencia con detalles de finura.

Ambas bodegas están preparadas para atender la creciente demanda turística y ofrecer que los visitantes puedan valorar todo lo que encierra una copa de vino, acompañada por algún plato típico que es especialidades de la casa.

Fotos: cortesía de www.scurtarola.com y www.boxgrovevineyard.com.au

Dr. József Kosárka
06.12.2020

Dejar un comentario

*