// Suscríbete al Club vía: RSS | Facebook | Twitter

HUNGRÍA: éxitos del Festival Europeo de la Canción al Vino y del Villányi Franc

Bordal-X2Hace más de un cuarto de siglo en este país con ricas tradiciones vinculadas tanto al cultivo de la uva como al amor por la música ha surgido la idea de celebrar un evento a ser dedicado a la interpretación de obras corales cuya fuente de inspiración está en la conjunción del vino y las emociones provocadas por su consumo. De ahí que en 1993 se celebró por primera vez el Festival Europeo de la Canción al Vino que es único en su género.
En éste pueden inscribirse coros y grupos vocales masculinos tanto nacionales como extranjeros con un programa de aproximadamente 15 minutos. Las letras de las obras a interpretar deben ser directamente ligadas a las afinidades y costumbres de la cultura vitivinícola que en su rica historia viene combinando el canto para beber con las celebraciones tanto en la viña como en eventos festivos de cualquier índole. (En la mayoría de casos, se trata de versiones para coro de canciones populares que se han ido traspasando de generación en generación y también se interpreta piezas originales de autores célebres de diferentes nacionalidades.)
Bordal-X3Hasta hoy día este feliz encuentro continental de cantantes se ha organizado 23 veces con participantes originarios de países europeos y en 4 ocasiones se ha llevado a cabo el Festival Mundial de la Canción al Vino en el cual han sido representados un total de ocho países de ultramar también.
En su historia ya han sido parte de la movida musical coros de unos 30 países provenientes de 4 continentes en los que han cantado más de 5 mil integrantes. En la edición recién celebrada (los días 27 al 29 de septiembre) más de un centenar de cantantes presentaron su repertorio en una Gala en la sala de conciertos del Centro Kodály de Pécs cuyas características arquitectónicas están en perfecta armonía con la música, y actuaron en los llamados “conciertos de cava” en las bodegas de gran prestigio de la región vinícola de Villány. Las jornadas han culminado con la “Fiesta de Canciones y de Vinos” celebrada en la plaza principal de la pintoresca ciudad anfitriona que se ha llenado de gente disfrutando también un desfile colorido de vendimiadores así como de cofrades provenientes de varias partes del país.
(Vea imágenes de una edición anterior)
En Hungría las canciones al vino tienen mucha tradición, sobre todo en la música folclórica y no es nada raro que grandes autores de la literatura húngara versificasen sus pensamientos acerca del tema del vino y que estos poemas tuviesen posteriormente una versión musicalizada. Por ejemplo, la ópera titulada “Bánk bán” de Ferenc Erkel (1810-1893) que se basa en la obra teatral del escritor József Katona, también contiene una hermosa aria titulada “Canción al vino amarga” que a muchos barítonos les gusta incluir en su programa de conciertos.
(Aquí puede escuchar la Keserü bordal)
Bordal-X1A los húngaros les gusta cantar en restaurantes donde una banda gitana toca para los huéspedes y aún más en casa en ocasiones para diversión entre familiares y amigos. Los versos de las piezas más populares son ampliamente conocidos como, por ejemplo, que siguen: “Por la noche tomé mucho vino tinto / y todavía muy ebrio me siento / me cuesta tanto poder moverme / pero las damas no dejan de quererme” ; “Vino bueno y salud buena / que se conserven / mujeres bellas y cariñosas / no se envejezcan” ; “Qué alta es esta posada / que tenga también vino tinto a ofrecer / Si no lo tiene / qué se derrumbe”.
Entre los lugares en los que se puede presenciar las actuaciones de los coros está Pécs, cuyo centro histórico ha sido declarado en el 2000 como Patrimonio de la Humanidad y fue Capital Europea de la Cultura en 2010 ofrece a los participantes extranjeros de estos festivales unas condiciones perfectas para conocer nuevas atracciones turísticas y forjar lazos de amistades interculturales. Su arquitectura milenaria refleja una considerable diversidad de tradiciones mezclando ruinas tanto de la época romana y de los antiguos cristianos como monumentos históricos del periodo de la ocupación otomana así como arquitectura elegante de los siglos recién pasados. En la Plaza Széchenyi se encuentran varios aquellos que representan la interacción de culturas a lo largo del tiempo. Las galerias cercanas albergan, entre muchas otras, obras de artistas húngaros quienes han migraron de su país natal y desarrollaron su actividad en otros como Victor Vasarely (1906-1997) y Amerigo Tot (1909-1984) alcanzando renombre mundial. En el Complejo Cultural Zsolnay que se compone de más de una docena de edificios construidos mayoritariamente de ladrillos y con decoraciones de cerámica, llama la atención una rica colección de porcelana y la posibilidad de observar en la fábrica la realización de pintura de éstas.
Bordal-VVillány es uno de los principales destinos enoturísticos del país que se sitúa a unos 30 kilometros de Pécs, cerca de la frontera con Croacia. La zona productora de vinos abarca unas 2,5 mil hectáreas de viñedos que están plantadas mayoritariamente con uvas rojas que corresponden a variedades tanto universales (Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Merlot, Pinot Noir, Syrah) como tradicionales locales (Portugieser/Kékoportó, Kékfrankos, Kadarka). Últimamente, la protagonista es la Cabernet Franc cuya representación en la superficie total es alrededor de 15% lo que significa una clara concentración. Según el nuevo reglamento que implanta la regulación para las denominaciones geográficas locales, los vinos elaborados a partir de esta variedad y acogidos a las categorías de calidad Premium y Super Premium, deben ser etiquetados como Villányi Franc. El uso de la categoría “Super Premium” se reserva exclusivamente para aquellos en cuyo caso se limita el rendimiento máximo de uva a 5 toneladas por hectárea y se requiere un grado alcohólico del vino de 12,83 % como mínimo. Esto debe ser envejecido por lo menos durante 24 meses, de los cuales 12 meses en barrica de roble. En las etiquetas se usa el logotipo distintivo “Districtus Hungaricus Controllatus Villány” cuyo diseño contiene la imagen de la cólquico (colchicum hungaricum – planta florífera perenne que se conoce también como crocus de otoño). Las bodegas que recientemente lanzaron al mercado sus vinos potentes que llaman la atención de los amantes del buen vino en particular son: Riczu, Teleki, Sauska, Bock, Attila Gere, Tamás & Zsolt Gere, Heumann, Mokos, Vylyan, Tamás Günzer.
Vale la pena recordar que a los finales de noviembre se organizará la quinta edición del foro “Franc & Franc” cuyo objetivo es promover el intercambio de opiniones acerca de las características diferentes de la uva según el terruño y de las prácticas de su vinificación. En las ediciones anteriores los ponentes han coincidido en que esta región vinícola presenta condiciones únicas para la variedad y la apuesta de los productores por la calidad debe ser acompañada por una estrategia de marketing que aporta visibilidad al Villányi Franc y transmite sus verdaderas cualidades.
(Ver reportaje del año pasado)

Fotos: ordogkatlan.h / winesongfestival.hu

Dr. József Kosárka
10.11.2019 ©

Dejar un comentario

*