// Suscríbete al Club vía: RSS | Facebook | Twitter

Galicia: Rías Baixas y su Albariño

Albarino-RB-1La comunidad autónoma española de Galicia se ubica en el noroeste de la península ibérica y últimamente ya es conocida como destino turístico por excelencia, debido no solo al mítico Camino de Santiago que recorren los peregrinos de todo el mundo para llegar a su capital, sino también al mayor renombre de sus vinos que desde hace algún tiempo vienen recibiendo mucho más atención internacional.
En este rincón de España la actividad agropecuaria ha sido históricamente consustancial a su gente que hoy en día todavía tiene una forma muy tradicional de trabajar en sus diferentes ramas. Una de éstas es la vitivinicultura, cuyo origen se remonta en tiempos antiguos que ha vuelto ser evidenciado recientemente por un hallazgo de varias instalaciones rupestres de prensado para la elaboración de vino, de unos dos milenios de antigüedad. En la literatura española también se puede encontrar varios testimonios sobre la pasión con que el pueblo gallego aplaudía la presencia del vino en su vida cotidiana, y tanto más cuanto ésto procedía de sus propias cosechas y era consumido habitualmente. Su simpatía por el vino y su aversión hacia el agua, así como la fama adquirida por éste, en muchas otras partes del país se pone de manifiesto en varias obras escritas hace algunos siglos. (M. A. Teijeiro Fuentes: Galicia y los gallegos en la literatura española del Siglo de Oro.)
Albarino-RB-2Las condiciones naturales de Galicia son el marco ideal para el cultivo de la vid. Se la encuentra en dos ámbitos geográficos bien diferenciados: la costa surcada por rías y el interior con carácter montañoso. El suelo es mayoritariamente granito y en las depresiones donde se acumulan sedimentos (arenosos y arcillosos), ésto es adecuado para la práctica de la agricultura. Tiene un clima lluvioso y templado que es influenciado por los vientos dominantes del oeste que traen masas de aire marítimo.
En la actualidad, la superficie vitícola de Galicia totaliza unas 26 mil hectáreas y a partir de las uvas cosechadas en los viñedos en 2015 se ha elaborado unos 870 mil hectolitros de vino. Se encuentran registradas cinco zonas acreditadas como Denominación de Origen Protegida (DOP): Monterrei, Rías Baixas, Ribeira Sacra, Ribeiro, Valdeorras; y tres Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP): Barbanza e Iria, Betanzos, Val do Miño. Las principales variedades cultivadas son las Albariño y Mencía. (Las otras: Godello, Loureira, Torrontés; Caíño, Espadeiro, Ferrón, Merenzao).
Albarino-RB-7Es cierto que últimamente han aparecido en el mercado internacional varios vinos gallegos de muy buena calidad, no obstante, es el Albariño que sin duda goza de una mayor fama y renombre universal. El origen de este blanco autóctono es incierto pero se sabe que ha sido introducida en Galicia por los monjes cistercienses hace casi un milenio y se reconoce su plena adaptación con el paso del tiempo. Sin embargo, viene adquiriendo su alto prestigio solo recientemente como una de las estrellas de las variedades blancas a nivel mundial.
Albarino-RB-5El cultivo de esta vid (Albariño) requiere temperaturas suaves del mar, humedad suficiente, ambiente bien soleado y suelo arenoso poco profundo de buen drenaje. Es de brotación temprana y maduración lenta. Las hojas adultas tienen forma pentagonal entera con senos poco marcados. Los racimos son pequeños y de vigor medio. Las bayas también son pequeñas y esféricas de color verde amarillento que en boca tienen sabor bastante dulce. Tradicionalmente se cultiva en emparrado.
Por lo general, sus vinos adquieren refinados aromas florales con matices frutales (toronja, limón, melón, albaricoque) y a veces algo de mineralidad. Los jóvenes son frescos y de vivacidad con acidez equilibrada. Los que han sido añejados en barrica tienen color dorado más intenso y presentan profunda complejidad con untuosidad así como elegancia y largo final.
Los mejores vinos elaborados a partir del Albariño se asocian ante todo a Rías Baixas donde tiene un papel protagónico. Esta DOP que ha sido aprobada en 1988 se extiende por un conjunto de cinco subzonas que “tienen una serie de condiciones físicas comunes que identifican y originan las características de sus vinos. Se trata de tierras bajas, con altitud generalmente inferior a trescientos metros, próximas al mar y asociadas a los tramos inferiores de los cursos fluviales, lo que condiciona formalmente las características climáticas de influencia atlántica que se manifiesta en temperaturas suaves y precipitaciones elevadas y bien repartidas, con un descenso hídrico en los meses de verano”. Desde que se había constituido la DOP Rías Baixas, esta zona productora viene teniendo un crecimiento espectacular con respecto tanto al número de bodegas (1987: 14, 1996: 128, 2008: 201) como a los volúmenes de producción (1987: 5,85, 1996: 64,41, 2008: 133,16 – miles de hectolitros)
Albarino-RB-6Hoy día los viñedos de Rías Baixas cubren una superficie de 4 mil hectáreas y la producción promedio de vinos de los últimos cinco años se sitúa alrededor de 200 mil hectolitros que provienen de 180 bodegas. El número de productores de uva supera los 6 mil y el rendimiento por hectárea de sus pequeñas parcelas (superficie promedio: 0,66 hectáreas) varía entre las 4,3 a 10,5 toneladas (2010-2014). El Albariño tiene una participación de 96 % en la producción de vino total. Se llega a exportar alrededor de una cuarta parte del volumen producido anualmente; en 2014 ante todo a los mercados de países europeos (53%) y norteamericanos (44%).
Algunos vinos que representan la mejor versión de esta variedad proveniente de Rías Baixas: La Caña 2015 (Bodegas La Caña), Alma de Mar 2014 (Bodegas Albamar), Nora da Neve 2014 (Viña Nora), Nana 2013 (Attis Bodega y Viñedos), Martín Códax Lías 2012 (Bodegas Martín Códax), Frore de Carme 2010 (Adega Familiar Eladio Piñeiro), Añada de Baladiña 2006 (Lagar de Besada).
En cuanto al enoturismo, Rías Baixas es uno de los destinos que siguen manteniéndose a la cabeza. En 2015 el número de visitantes ha rondado los 90 mil, un 11% más que en el año anterior. La Ruta del Vino de Rías Baixas es incorporada a la Asociación de Ciudades del Vino de España y tiene seis itinerarios, cuatro dentro de la subzona de O Salnés, uno en O Rosal y otro en Ribeira do Ulla. Esta se sitúa en un marco incomparable con naturaleza, playas, marismas, parajes rurales, restaurantes y un medio centenar de bodegas que asombran al viajero con buenas opciones ofreciendo una multitud de sorpresas para descubrir y disfrutar tanto sus vinos como la comida local. La calidad de las materias primas unida a las recetas tradicionales hace que la oferta gastronómica con la presencia obligada de pescados y mariscos es inmensa e tentadora a cuya base surge una cocina única que seduce al visitante para siempre.
Fotos: vinosensis.com, turismo.gal, benbo.eu, wineroutesofspain.com, riasbaixas2.es
Dr. József Kosárka
31.08.2016 ©

Dejar un comentario

*