// Suscríbete al Club vía: RSS | Facebook | Twitter

Algunas consideraciones sobre el Champagne: última parte

Champagne p41Si hay alguna frase que exprese con plenitud lo que significa este vino de los vinos, es la que usé en mi primer artículo de esta serie y que es atribuida a Napoleón III: “En la victoria lo merezco y en la derrota lo necesito”. Hemos hecho un viaje imaginario por varios aspectos de este elixir de los Dioses y hoy vamos a concluir esta serie comentando sobre los diferentes tipos de Champagne que se elaboran, como se define la calidad de una determinada Champagne, y cuáles son las varias Champagne Premium que producen las principales Casas de Champagne. Finalizaremos haciendo un resumen de los aspectos más importantes que pienso debemos recordar y tener presentes cuando estemos brindando con una copa de Champagne.
Elaboración del Champagne.
Ya sabemos que el Champagne, en su proceso de elaboración, comenzó siendo un vino blanco “tranquilo” (sin burbujas) que tuvo que ser mezclado con otros vinos blancos “reservados” y de cosechas anteriores, hasta obtener un “vino base” el cual es característico e identifica a cada Casa productora; luego embotellamos este “vino base” y le añadimos un poco de azúcar y levadura (licor de tiraje) para provocarle una segunda fermentación alcohólica en la botella misma con lo cual este azúcar se transforma, completamente, en alcohol y Dióxido de Carbono; este último no es más que las codiciadas burbujitas que van a permanecer atrapadas en la botella hasta el momento de la celebración.
Champagne p42Las levaduras, en esta segunda fermentación, hacen su trabajo transformando el azúcar y se “mueren” precipitando en la misma botella; en ese proceso se desdoblan y arrojan aromas que le dan fineza y complejidad a este vino efervescente y no azucarado. Luego del tiempo correspondiente (crianza) en que la botella descansa horizontalmente, se llevan estos solidos precipitados hasta el cuello de la botella y se eliminan (degüelle).
Tipos de Champagne.
El próximo y último paso es cuando se va a definir entonces el tipo de Champagne que se va a elaborar mediante la adición del “licor de expedición” (dosificación) que no es más que una solución azucarada acompañada por un licor secreto de la Casa productora.
Los diferentes tipos de Champagne que se producen se clasifican, entonces, por el contenido de azúcar residual que tienen, aportada por el “licor de expedición”, y que se mide en gramos / litro (g/l).
En base a esto, tendremos un rango de Champagne que van desde la conocida Brut (menos de 15 g/l) hasta la Demi Sec (entre 33 y 50 g/l). Cuando no se le añade azúcar al “licor de expedición”, tendremos la célebre Champagne Nature ( “natural”).
En función a esto, el Champagne se clasifica en:
.- Brut Nature (menos de 3 g/l)
.- Extra-Brut (menos de 6 g/)
.- Brut (menos de 15 g/l)
.- Extra-Dry (entre 12 y 20 g/l)
.- Dry o Sec (entre 17 y 35 g/l)
.- Demi-Sec (entre 33 y 50 g/l)
.- Doux (dulce) (más de 50 g/l)
La más popular en nuestros días es la Brut ya que es la que armoniza mejor con todas las comidas dejando la Demi Sec casi exclusivamente para los postres.
Champagne p43Por cierto, la Casa Veuve Clicquot Ponsardin tiene un protocolo único cuando se sirve, en sus predios en Reims (Francia), una de sus Champagne Demi Sec… la misma es vertida a un “decanter” de cristal antes de servirse; este protocolo fue impuesto por la mismísima Madame Clicquot quien indicaba que esta “aireación” previa disminuía la acidez de este Champagne y la equilibraba con su dulzor.
Calidad del Champagne.
En la Champagne no existe una clasificación de calidad “piramidal” de las áreas de cultivo como lo existen en otras regiones vitivinícolas de Francia (Grand Cru, Primer Cru, etc…) ni una calificación de calidad del producto en sí. En la Champagne, las 32.250 hectáreas de viñedos están clasificados, por el Consejo Regulador correspondiente, bajo un criterio cualitativo que va del 80 % al 100 % siendo 100 % viñedos con un terroir excepcional. Las grandes Casas productoras no son dueñas de la totalidad de los viñedos de donde vienen las uvas que procesan; tienen, en consecuencia, que comprar uva a los viticultores independientes para completar sus necesidades. El precio y la calidad de la materia prima fijan, casi automáticamente, el precio y la calidad del producto final en el entendido de que todo el proceso de producción es prácticamente similar para la mayoría de los productores variando exclusivamente por la economía de escala entre los grandes y los pequeños (artesanos). Existen alrededor de 240 productores en toda la zona.
Champagne de Prestigio. (cuvée)
Una característica importantísima del Champagne es que la mayoría de las botellas que vemos en el mercado no lleva impreso en su etiqueta el año de la vendimia o lo que se conoce como la “añada” (como la gran mayoría de los vinos tranquilos) ya que, como se ha explicado, el Champagne es una mezcla de vinos de varias cosechas.
Champagne p44Cuando estemos frente a un Champagne donde en su etiqueta si aparece el año o añada, quiere decir que el vino fue elaborado, exclusivamente, con uvas que provienen de un terreno o “cru” de calidad excepcional (100 %) y que las condiciones climatológicas de ese año produjeron una cosecha excepcional; por estas dos razones, fundamentalmente, la Casa productora decidió no mezclar este vino lo con los vinos de años anteriores; estamos, entonces, en presencia de un Champagne millésime o también llamado Champagne o cuvée de Prestigio.
Todas las principales Casas productoras elaboran su propia cuvée de Prestigio y la distinguen, por supuesto, colocando el año de la vendimia en su etiqueta. Tendremos entonces las siguientes Champagne millésime de cada una de estas Casas de Champagne, a saber:

Veuve Clicquot Ponsardin (La Grande Dame)
.- Louis Roederer (Cristal)
.- Laurent Perrier (Grand Siècle)
.- Ruinart (Dom Ruinart)
.- Mumm (Cuvée R. Lalou)
La Casa Krug y y la Casa Dom Perignon producen solamente millésime.
Recomendación final.
Finalmente, es oportuno recordar que, el hecho que la mayoría de los Champagne no tengan impreso el año de su añada en su etiqueta, se convierte esto en un elemento que, fundamentalmente en el trópico, atenta contra su mercadeo toda vez que cuando lo compremos, tendremos la incógnita de que no sabemos cuándo fue elaborado. Recordemos que esta bebida es, en su origen, un vino blanco y por lo tanto su vida es corta.
Varios productores de cava (vino espumante de España) han tratado de solventar esta situación colocándole una “clave” en la contra-etiqueta que indica el mes y el año en que se le adicionó el “licor de tiraje” o cuando ocurrió el “degüelle”.
Debemos finalmente, dar dos importantes recomendaciones: (1) se debe comprar este producto en lugares de alta rotación y (2) el Champagne no es para guardarlo, olvídese de dejar las botellas que le sobraron del bautizo para la Primera Comunión… tomárselas ya y Salud!

Sergio Esteva Grillet – Wine connoissieur

info@chateau.travel

4 Respuestas a “Algunas consideraciones sobre el Champagne: última parte”

  1. Marcos Gutierrez Dice:

    Excelente, como todos los articulos publicados por Sergio


  2. Jose Luis Pech Várguez Dice:

    Felicidades Sergio y amigos del Club de Amantes del Vino. Excelente el artículo por sus precisiones (decantación de champagne?)y recomendaciones para la compra y conservación del Champagne. Excelente. Muchas gracias.


  3. Marcos Gutierrez Dice:

    Excelente articulo


  4. Luis Herrera Dice:

    MARAVILLOSO articulo, como tantos otros!


Dejar un comentario

*