// Suscríbete al Club vía: RSS | Facebook | Twitter

Visita a la bodega Chateau Mouton Rothschild

abril 29th, 2014 Publicado en 01. Francia, Noticias Imprimir este Artículo

Mouton Rothschild VinaEnclavado en el corazón del Medoc, en la zona vinícola de Burdeos, muy cerca de la población de Pulliac, se asienta gloriosa la bodega Chateau Mouton Roschild. El Baron Nathaniel de Rothschild en 1.853 adquiere la propiedad Chateau Brane-Mouton, iniciando así el Chateau que hoy conocemos.

Se trata del más controvertido de los cinco Primer Cru de Burdeos, de acuerdo a la clasificación de 1.855. En ese año se el emperador Napoleón III, pidió que para la Exposición Universal de París, se elaborara una clasificación de los vinos de Burdeos, para ofrecer dicha información a los visitantes de la feria. La clasificación distribuyó los vinos tintos del Medoc e incluyó uno de Haut-Brion de Graves y los clasifico en cinco categorías o “Crus”. Esta clasificación tuvo y tiene muchas críticas al dejar de lado cientos de vinos extraordinarios de la zona de Burdeos, por citar solo un par de ejemplo los vinos de Saint Emilion y Pomerol.

Mouton Rothschild CubasEsta clasificación nombro como Primer Cru a las bodegas siguientes: Chateau Lafite Rothschild, Château Latour, Château Margaux y Château Haut-Brion, no sería hasta 1973, bajo la intensa presión de años de parte del poderoso Philippe de Rothschild que fue reclasificado el Chateau Mouton Rothschild de Segundo Cru a Primer Cru. Respecto a esta reclasificación la bodega cambio su eslogan, el cual rezaba, “Primero, no puedo ser. Segundo, no me digno a ser. Yo soy Mouton”. Ahora el slogan dice “Primero, yo soy. Segundo, fui. Mouton no cambió”.

En toda su historia la clasificación sólo ha tenido 3 cambios, sin embargo la más emblemática fue el de Mouton. Los otros dos cambios fueron en 1856 Château Cantemerle se añadió como un Quinto Cru y el caso menos conocido fue la eliminación de Château Dubignon, un Tercer Cru de St.-Julien, que quedó absorbido en la finca Château Malescot St. Exupéry.

Mouton Rothschild salaEn el Chateau nos recibió Viviane Vincent, una joven entusiasta, quien fue nuestra guía durante el recorrido, comenzando por las viñas, donde nos apuntó que las mismas colindan con las viñas de Château Lafite Rothschild, a quienes no les unen ni la propiedad ni el apellido, que casualmente es el mismo, pero sin relación familiar.

De allí pasamos a la Bodega, la cual fue recientemente remodelada, pero fue hecha con tanto gusto y con tanto respeto de las líneas tradicionales, que no perdió el encanto que uno encuentra en bodegas centenarias. A pesar de estar totalmente mecanizada y robotizada, podemos apreciar en las fotos que se trata de una hermosa bodega. Las cubas de acero inoxidable sólo son usadas para trasiego de vinos de un lugar a otro o para mezclar los vinos bases que han de formar el gran Mouton Rothschild. La fermentación se lleva a cabo en cubas de roble francés, con tecnología de punta que permite regular la temperatura de fermentación y contienen una innovación nunca antes apreciada por mí, estas cubas permiten ver lo que pasa durante la fermentación a través de un listón transparente especialmente colocado a tal efecto.

Mouton Rothschild Barricas

Al pasar a la sala de barricas se nos explicó que los vinos pasan 18 meses de añejamiento en barricas de roble de primer uso. Sin embargo, a partir de este año y por los próximos cuatro años, se ha introducido un curioso cambio. Debido a que las nuevas cubas de fermentación son de roble, estás estarán aportando las características propias de la madera por unos cuatro años. Esto significa que este primer año, para que el vino no reciba un equivalente mayor a 18 meses de barrica nueva, durante el primer año, sólo el 70% del vino allí fermentado pasará por barricas de roble nuevos, el segundo año será un porcentaje menor hasta que del cuarto año en adelante volverán a lo que hasta hoy era costumbre, 18 meses de añejamiento en barricas de roble nuevo.

Mouton Rothschild Escudo

Por último nos dirigimos a la casa principal para disfrutar de la cata de Mouton Rothschild 2012, el cual se empezaría a embotellar una semana después de nuestra visita. Para este año la mezcla es de 90% Cabernet Sauvignon, 8% Merlot y 2% Cabernet Franc. Debemos tener en cuenta que se trata de un vino que recién culminaba su añejamiento en barrica y que al menos necesitará entre 5 y 8 años en botella para alcanzar su edad mínima para degustar, y que tiene un potencial de 30 años de añejamiento. Con esto en mente pasamos a degustarlo: A la vista un profundo color púrpura que nos auguraba un majestuoso vino, en nariz, notas de florales y de grosellas negras, en boca un vino de cuerpo completo, muy redondo, de una presencia frutal impresionante, de suaves taninos y una permanencia casi eterna, un vino difícil de olvidar.

Nuestra experiencia sólo puede ser resumida como un privilegio digno de vivirse. Gracias a Mouton Rothschild y a Viviane Vincent por una experiencia tan enriquecedora.

Dejar un comentario

*