// Suscríbete al Club vía: RSS | Facebook | Twitter

El papel de las cofradías en la difusión de la cultura del vino

Cofradia ceremonia tokaiEn Hungría éstas desarrollan una intensa actividad que merece el reconocimiento de los amigos del vino.

Con la vitivinicultura, ocurre como en todas las tradiciones, es decir, se la tiene que fomentar, conservar y proteger, y al respecto el papel de las personas que se asocian para alcanzar metas afines es de invalorable importancia. Entre los múltiples aspectos que integran experiencias particulares en torno al vino, uno de los más míticos, es la actividad realizada por las cofradías que invitan a aprender y sentir la cultura de esta divina bebida inspiradora.

Estas comunidades sin fines de lucro pretenden contribuir con dedicación y entrega a la difusión de su conocimiento, y para el cumplimiento de estos fines organizan y patrocinan toda clase de actos periódicos en los cuales se puede enseñar el arte de buen beber y orientar hacia el consumo responsable del vino. Las cofradías están constituidas por personas distinguidas que pertenecen no solo al sector vitivinícola sino también a otros cuyos representantes pueden enriquecer su cometido. Son sus objetivos más importantes la exaltación de los logros del sector y de la riqueza patrimonial locales. Se reconoce igualmente su trabajo volcado a llevar a través de su misión las costumbres ligadas al vino a cada vez más gente que se interesa por sus valores.

Cofradia castilloEste año se habrá de dar mayor atención a las cofradías del vino porque su organismo cúpula celebra su 50º aniversario de fundación. La Federación Internacional de las Cofradías de Baco (Federation Internationale des Confréries Bachiques) ha sido creada en Paris en 1964 para promover y defender la causa de la cultura del vino y cuenta actualmente con 24 países miembros en tres continentes. Su propietario es el Conseil des Echansons de France y su sede está ubicada en el Museo del Vino (Musée du Vin) de la capital francesa. (El año pasado su estatuto ha sido reformado para el fortalecimiento del funcionamiento institucional y darle mayor fuerza a las gestiones que está realizando.) El congreso dedicado a la conmemoración de cinco décadas de labor se llevará a cabo desde los 28 de mayo a los 3 de junio del presente en la sagrada ciudad de Reims que se sitúa al noreste de Francia y es bien conocida en todo el mundo por ser la capital del champagne.
En libros sobre la historia del vino se puede leer que el origen de las cofradías se encuentra en el mundo antiguo, cuando éstas se colocaban bajo la protección de Dionisio, para los griegos, y de Baco, para los romanos. La cofradía del vino más antigua de los tiempos modernos es una francesa de la ciudad de Beziers (Antico Confrarie Sant-Andiu de la Galineiro) que ha sido fundada en 1140 y en los siglos posteriores ha sido seguida por varias otras en Bergerac (1352), en Carpentras (1475), en Gaillac (1529) y en Ségurat (1685).

Cofradia sala

En cuanto a Hungría, actualmente existe un medio centenar de cofradías que reúnen alrededor de dos mil miembros de número y muchos más honorarios. La primera, llamada Pax Corporis, se formó en 1976 y desde aquel entonces en cada una de las 22 regiones vinícolas viene actuando por lo menos una de este tipo de hermandades. Las cofradías húngaras, al igual que las de otros países, actúan con el fin de servir a la causa del vino mediante gestiones propias en las que se puede disfrutar el compañerismo también. Los cofrades debidamente ataviados con capas, boinas y collares acuden a sus sesiones para que puedan dedicarse con entusiasmo y vigor a esta “pasión” que toman muy en serio. En su Código de Ética se obliga a “cultivar y salvaguardar las tradiciones vitivinícolas y gastronómicas nacionales, y las locales en particular, con las que se mantiene la cultura contemporánea del vino”. El reglamento de las cofradías húngaras subraya la importancia de hacer conocimiento a más y mejor con la historia y las tradiciones de la propia región vinícola y de exaltar las virtudes de sus vinos. Al organizar y patrocinar actividades dirigidas a la promoción de los valores culturales del consumo del vino, las cofradías contribuyen también a la orientación de las nuevas generaciones de acuerdo con las exigencias del contexto social.

Cofradia investiduraUno de los eventos más solemnes y espectaculares es la ceremonia de la investidura de los nuevos cofrades. En la mayoría de los casos se trata de un ritual en el que el aspirante debe pasar una prueba y también prestar el respectivo juramento. Las “tareas” de una prueba pueden ser, por ejemplo, una cata ciega en la que se debe reconocer el vino abanderado de la cofradía, un examen de aptitud de poder identificar instrumentos antiguos utilizados en los viñedos y en las cavas, o demostrar habilidades como el uso de la pipa, del sacacorchos y del decantador. El texto del juramento puede ser jocoso (como estos fragmentos: juro “…preferir el vino y recurrir al consumo del agua solo en caso de emergencia siendo consciente de su limitada reserva mundial” o “venir regando la vid siempre con agua de lluvia y mi garganta exclusivamente con vino”), pero también hay textos que son más bien poéticos.

Cofradia cavaEl gran evento que próximamente llamará la atención a tales funciones y actividades de los servidores voluntarios de la promoción del vino húngaros será La Gran Subasta de Tokaj que se celebrará el 26 de abril del presente. Esta la organiza la Cofradía del Vino de la emblemática región y en el castillo de Sárospatak para la puja habrán 22 barricas (tipo Goncz de 136 litros) que contienen Furmint (10), Harslevelu (4), Sargamuskotaly (1), Cuvée Late Harvest (1), Aszú (3), Aszúesszencia (2) y Esszencia (1). Las uvas con las cuales se ha elaborado estos vinos provienen de parcelas de gran renombre y han sido cuidadosamente seleccionadas. La mayoría de los vinos (15) es de la añada de 2013 (las otras son de 2002, 2003, 2006, 2008, 2009, 2010, 2011, 2012).

En la primera edición de esta venta que se llevó a cabo el año pasado 13 lotes han sido vendidos por un valor de unos 65 mil euros (40% arriba del precio de salida). El que marcó el récord de precio fue el Aszú de 6 puttonyos de 2010 de la bodega Hétszolo cuyo precio inicial de 10 mil euros alcanzó la cotización de 15 mil.

En esta ocasión, a los visitantes que próximamente llegarán a Tokaj también les esperará un variado programa turístico y cultural incluyendo degustaciones en las bodegas participantes.

Dr. József Kosárka

24.02.2014

Una respuesta a “El papel de las cofradías en la difusión de la cultura del vino”

  1. Lilliana.montero.h@gmail.com Dice:

    Que interesante información . Muchas gracias por mantenernos al corriente de tanto acontecimiento alrededor del vino. Es increíble que cada día aprendo algo nuevo y de eventos que no nos imaginamos los que vivimos en países no productores de vino.


Dejar un comentario

*