// Suscríbete al Club vía: RSS | Facebook | Twitter

Corchos, tapones y tapas para vino

Comencemos con el hecho de que para poder conservar el vino, este debe estar contenido en un recipiente sin contacto con el aire exterior. De aquí que evolucionara tanto el recipiente, como el método de cerramiento. Un gran adelanto en esta evolución fue la introducción del vidrio, entre los siglos XIII y XIV, como material para hacer el recipiente, en este caso la botella. A partir de aquí comenzaría una serie de intentos por encontrar el tapón ideal.

Los primeros intentos por crear el tapón ideal, incluyen lo que se tenía a la mano, entre otros, madera, cera, lacre, tela, yeso, etc. De pronto apareció el  corcho y casi de inmediato se convirtió en el principal material para tapar los vinos, y esta tendencia se ha conservado hasta nuestros días. Sin embargo, desde hace unos años a la fecha se han venido desarrollando alternativas al corcho como tapón para las botellas de vino.

Entre los tipos de cerramientos nuevos, nos encontramos, en primer término, el tapón de plástico, así como también, las tapas metálicas con cubierta de goma interior, bien sea de rosca o a presión. Aunque su diseño difiere mucho en aspecto y forma, tiene en común, ya que lo que impide la entrada de aire es la parte plástica, la cual se adhiere al vidrio de tal forma que sirve de cojín entre el vidrio y el material del cerramiento.
Debido a mi desconocimiento en materia de química de los industria de los plásticos, para fines de este artículo llamaré “Plástico” a conciencia de que quizás no sea el uso apropiado para el componente del tapón artificial, sin importar si realmente están hecho de polímeros, silicona, goma, polietileno, o combinación de estos.

Tipos más populares de cerramiento:

  1. CORCHO
    1. Corcho natural
    2. Corcho aglomerado
    3. Mixto
  1. PLÁSTICO
    1. Tapón plástico
    2. Tapa metálica con cobertura interna de plástico con rosca
    3. Tapa metálica con cobertura interna de plástico, a presión
    4. Tapón de vidrio con cobertura interna de plástico, a presión

 

El corcho tiene tanto tiempo siendo el principal método para cerrar una botella de vino, que es normal la resistencia de algunos productores a usar otro tipo de tapones.

Este tema no deja de ser polémico y por lo tanto debe ser abordado desde varios puntos de vista:

  1. Eficiencia. Grandes cantidades de oxígeno dañan al vino, pero una microoxigenación en un vino de guarda es importante.
  1. Costo. Este es un tema importante, porque el vino es una mercancía, alrededor del cual se desarrolla una industria milmillonaria en cualquier moneda del mundo. La competencia es cada día mayor, con nuevos protagonistas por todos los rincones del mundo. Por otro lado es un hecho que el tapón de corcho es unas cuatro veces más costoso que uno de plástico. Todo esto genera una presión sobre los pecios, que en los productos, en especial los menos costosos, los cuales prácticamente no tienen alternativa más que escoger el tapón más barato.
  1. Gusto. Aquí entran una cantidad de factores intangibles entre los cuales podemos citar, lo agradable del sonido que hace el corcho al salir de la botella, lo romántico que resulta toda la parafernalia de la apertura de una botella con tapón vs una con tapa de rosca, la costumbre de apreciar el corcho, mirar como ha sido teñido por el vino, como huele etc.

Con eficiencia nos referimos a el mecanismo de cerrado garantice lo que se quiere lograr, que el aire exterior no entre en contacto con el vino. Desde este punto de vista, el corcho ha sido bastante eficiente, sin embargo, al tratarse de un producto natural, sus detractores argumentan que este es susceptible a dañarse y a contaminarse con hongos que pudieran dañar el vino. Los proponentes por su parte argumentan que al ser natural tiene la posibilidad de permitir la micro-oxigenación del vino, produciendo un efecto positivo sobre el vino. Por otra parte los tapones de plástico, son mucho más eficientes en lo que se refiere a no dejar entrar el aire exterior, ya que su característica impermeable hace que sea más duradero al ser menos propenso al deterioro y más fácil de desinfectar.

PROS Y CONTRAS DE CADA UNO.

CORCHO

PROS CONTRAS
a. Permite una micro-oxigenación natural. a. Puede ser afectado por el hongo TCA (tricloroanisol).
b. Es más ecológico, su producción emite menos CO2, y además el árbol consume y guarda más CO2. b. Es más costoso.
c. No entrega olores químicos al vino.

 

PLÁSTICO

PROS CONTRAS
a. Es más económico a. Puede entregar olores químicos.
b. Productores de tapones sintéticos como Normacorc, ofrecen tapones que permiten diferentes grados de micro-oxigenación. b. Es menos ecológico, ya que en su producción se produce mucho más CO2 que va a la atmosfera.
c. No se ve afectado por el hongo TCA.

 

Por todo lo dicho, creo que el futuro inmediato en los vinos de gran calidad y costo, se usará el corcho natural, y para los vinos del día a día, jóvenes y de bajo costo, seguirán una clara tendencia hacia el uso de tapones sintéticos y tapas de metal.

3 Respuestas a “Corchos, tapones y tapas para vino”

  1. Andrés Dice:

    Si me puedes enviar a mi la información soobre Guala Seal Elite, me viene muy bien.
    Gracias


  2. Manuel Martin Dice:

    Me parecio interesante el articulo del corcho vs. el tapon de plastico, sin embargo te comento que hay otra modalidad que ahora se esta desarrollando y suando en Francia enm los vinos premium de Borgoña. Se llama Guala Seal Elite. Si me envias un correo electronico puedo compartir un attachment con información y fotos al respecto, los cuales podrias usar para complementar la información que expones aqui


  3. anaida dominguez Dice:

    EXCELENTE


Dejar un comentario

*