// Suscríbete al Club vía: RSS | Facebook | Twitter

Regiones vinícolas en los alrededores del Lago Balaton en Hungría

Al hablar de este emblemático lago de Hungría que se llama también como el “Mar Húngaro”, los turistas extranjeros hacen mención no solo de sus múltiples atracciones que lo posicionan como un destino ideal para combinar descanso tranquilo y entretenimiento activo, sino en tiempos recientes también de la potente oferta enoturística de sus alrededores a través de la cual cuatro regiones vinícolas (en el norte: Balatonfured-Csopak, Badacsony, Balatonfelvidék, en el sur: Balatonboglár) pretenden dar a conocer su cultura tradicional desde la viña a la mesa.

Como otras partes de Hungría, el corazón del Transdanubio, donde se encuentra el apacible Lago Balaton, ya fue poblado en la época romana de lo que testifican varios hallazgos arqueológicos, entre ellos el afamado Tesoro de Seuso que es uno de los objetos de plata más grandes y valiosos de su era. La historia de la vitivinicultura local también se remonta a esos tiempos cuando el emperador Probus mandó a plantar viñedos en las suaves colinas ubicadas en las cercanías inmediatas del lago con el fin de poder abastecer suficientemente con vinos de buena calidad sus legiones estacionadas en la zona.

El lago tiene una superficie de 594 km² que lo convierte en el más grande de Europa Central. Mide 77 km de longitud y 7,8 km de anchura promedio (máxima: 12,7 km, mínima: 1,5 km) y su profundidad media es de 3,3 metros. Su poder de atracción reside en la excelente ubicación rodeada de espectacular paisaje, que se refleja en su agua transparente de color azul intenso con reflejos verdes, y también en las amplias posibilidades de desarrollar actividades recreativas típicamente propias de vacaciones de verano. Sin embargo, no fue sino hasta mediados del siglo pasado que el turismo empezó a crecer de manera más intensa y el Lago Balaton vino a ser el segundo destino más visitado del país. (Su belleza ha cautivado a varios pintores, entre ellos a József Egry, uno de los más originales del país, en cuyas obras creadas en la primera mitad del siglo pasado “el agua, el sol, la tierra, el árbol y la casa no son ya fenómenos concretos, sino apariciones lumínicas y la proyección de un sentir cósmico del universo”.)

Sus orillas norte y sur presentan características bastante diferentes. Por un lado, el paisaje de la zona adyacente a la orilla septentrional es más accidentado porque la superficie está marcada por las estribaciones del Monte Bakony sobre cuyas laderas se ubican los viñedos que se extienden a lo largo del lago. Por otro lado, las plantaciones de uva en la orilla meridional son cultivadas en tierras planas y colinas poco elevadas y la actividad productora se concentra en la cercanía de solo unas cuantas poblaciones. En ambos casos, el clima está determinado por la influencia del lago que crea uno bastante suave y templado con una temperatura media de unos 10 °C y 2.000 horas solares por año. (A finales de verano la humedad y el calor acentúan el desarrollo de la vid y permiten una maduración perfecta.) Con respecto al suelo, sin embargo, difieren de manera marcada porque en el norte es volcánico con estructuras arenosas y en el sur domina el loes. Bajo tales condiciones, en todas las zonas productivas del Lago Balaton las actividades de viticultura modernas vienen desarrollándose desde hace siglos y hoy en día los vinos de sus regiones, cuya calidad está mejorando marcadamente, cosechan cada vez mayor éxito en los mercados nacional y extranjero.

No hay duda de que la mayor fama entre ellos ha sido conquistada por los de la región de Badacsony que tiene una superficie de viñedos de unas 1.600 hectáreas y donde se cultiva la Kéknyelu, una de las variedades más emblemáticas del país. Esta es una uva autóctona muy delicada que tiene una maduración tardía. En buenas añadas da vino de personalidad propia que refleja la tipicidad de la variedad y del terruño, es decir, presenta aromas y sabores de frutas y flores blancas con toques de mineralidad y acidez fresca. Se recomienda añejarlo porque en función del tiempo obtiene gran estructura y excelente harmonía y se exalta el bouquet. Al respecto, es casi inevitable mencionar que el Badacsonyi Keknyelu fue el vino preferido del gran escritor húngaro Sándor Márai, cuyas novelas llevan vendidas decenas de miles de ejemplares, incluso en países latinoamericanos. (Bodegas que se destacan: Borbély, Elso Magyar Borház, Domaine Edegger, Laposa, Szászi, Villa Tolnay.)

La región de Balatonfured-Csopak de unas 2.100 hectáreas de plantaciones de uva se destaca por sus vinos elaborados a base de la Olaszrizling que es la blanca más extensamente cultivada en el país. (Aunque el nombre de la uva signifique “riesling italiano” su origen se encuentra en tierras francesas y no tiene lazo de parentesco con la clásica alemana. En otros países se la conoce como Welschriesling, Talianska Grasevina, Laski Rizling, Rizlink Vlassky.) A partir de las que se cosecha en la sub-región de Csopak se elabora vinos secos de color amarillo verdoso que presenta marcada acidez armónica y puede transmitir la frescura inherente a su tipo. La crianza en barrica de roble nueva puede aportarle complejidad y estructura mayores, lo que imprime suavidad y elegancia. En la subregión de Balatonfured se produce vinos tintos también entre los cuales se destacan aquellos que se elaboran a partir de la variedades Zweigelt y Merlot, cultivadas en la península de Tihany cuya abadía se construyó hace más de un milenio y su acta de fundación fue el primer documento que contiene palabras escritas en el idioma húngaro. (Bodegas que se destacan: Jásdi, Figula.)

El área de la región de Balatonfelvidék abarca unas 1.500 hectáreas de viñedos y los vinos más populares provenientes de sus bodegas son elaborados a base de la variedad blanca Cserszegi Fuszeres. Esta es una uva híbrida húngara procedente del cruce de las Irsai Olivér y Tramini y fue creada hace medio siglo en esta misma región. Su lugar de origen se encuentra en la vecindad del famoso balneario de Hévíz cuyo pequeño lago de aguas termales es el más grande de su tipo del viejo continente y se le atribuye propiedades curativas particularmente excelentes. Los vinos de esta uva (cuyo nombre aparece en la etiqueta de botellas comercializadas en el mercado británico como “El impronunciable”) son ligeros y presentan intensos aromas complejos a frutas tropicales y la flor de saúco con un acabado dulce. Puede ser ideal para servirlo como acompañamiento para el pescado y la ensalada verde. (Bodegas que se destacan: Lesence, Pálffy, Németh Borház.)

La extensión de la región de Balatonboglár es de unas 2.900 hectáreas a base de cuya cosecha se produce algunos de los vinos blancos y tintos de alta calidad, más suaves y aterciopelados del país. Los viñedos ubicados cerca del lago y en pendientes ligeras se extienden en posiciones que optimizan el efecto de los rayos del sol, directos y reflejados, y permiten así una perfecta maduración de las uvas. Las variedades de origen francés tradicionales (Chardonnay, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Merlot) se comportan particularmente bien en vinos sometidos a crianza en barricas de roble nuevas y también las húngaras – como la roja Kékfrankos y la blanca Királyleányka – que sirven bien para la obtención de vinos con carácter propio. A propósito de la producción enológica de alto nivel cualitativo, hay que resaltar que tres representantes locales (Vencel Garamvári, János Konyári, Ottó Légli) ya han sido merecedores del título gremial “Mejor Vinicultor del Año” que es el reconocimiento de mayor prestigio del país. El Páva de 2009 de la bodega Konyári (60% Cabernet Sauvignon, 25% Cabernet Franc, 10% Petit Verdot, 5% Merlot) es considerado por muchos como el más refinado y elegante tinto húngaro que hay en el mercado nacional.

El Lago Balaton viene siendo bien conocido por los turistas extranjeros por sus irresistibles tentaciones, pero anteriormente solo una pequeña parte de ellos lo ha visitado para disfrutar de los placeres del vino local. Hoy en día, ya cada vez más gente opta por aprovechar la oferta de las bodegas que les esperan con instalaciones elegantes y gran hospitalidad. Además, en los restaurantes tradicionales se encuentra una buena selección de delicias culinarias de la gastronomía local que también recupera sabores originales del lago y sus alrededores que complementan los vinos perfectamente. Uno de los platos que figura en la mayoría de los menús es el pescado entero frito “balatoni fogas” que puede deleitar el paladar a cualquiera.

Fotos: regattaonline.hu, fidelio.hu, balatonvehir.hu, balatoninfo.hu, mindmegette.hu, viragjuditgaleria.hu, bortarsasag.hu

Dr. József Kosárka

30.11.2012

 

Una respuesta a “Regiones vinícolas en los alrededores del Lago Balaton en Hungría”

  1. Luis Fernando Otero Dice:

    Felicidades!!!!!
    Magnifico articulo, muy cautivador para visitar toda esta region que ademas de su rica historia, sus ricos vinos y comida cautivadora provocan ir a visitarlos con detenimiento y mucho tiempo para disfrutar.
    Esperamos poder ir pronto,

    Saludos afecttuosos desde Mexico.


Dejar un comentario

*