// Suscríbete al Club vía: RSS | Facebook | Twitter

¡San Andrés! Fiesta del Vino en Tenerife

noviembre 27th, 2012 Publicado en Noticias Imprimir este Artículo

Como saben, en pocos días se celebra la festividad de San Andrés, concretamente el 30 de noviembre, aunque en el tema que nos ocupa, lo verdaderamente importante es la víspera, sobre todo teniendo en cuenta que como dice el refranero popular; “por San Andrés, el mosto, vino es”.

Mágica como la noche de San Juan, lúdico como el día de San Isidro y casi religioso como el 15 de agosto de la Virgen de Candelaria, se celebra la tradicional apertura “oficial” de las bodegas en Tenerife. Aromas a castañas tostadas envuelven los caminos del norte, indicando, a modo de guía, dónde se puede apreciar el resultado, hecho vino, de todo un año de esfuerzo y trabajo en los viñedos.

El menú hace años que está bien definido; sardinas asadas, castañas, que o se tuestan o se guisan con sal y matalahúva, un trozo de pescado salado, a ser posible de cherne o corvina y batatas guisadas, acompañadas de “mojo colorao”. Tengo que añadir, que en mi familia, también solemos preparar las lubinas jareadas, a la brasa, con troncos de viña secos, por supuesto, y dándoles posteriormente un hervor en agua. Después se trocea y se deja en maceración “de un día pa´ otro”, con aceite de oliva, vinagre y pimienta verde picona, ¡imagínense!

Ante tal manjar, el maridaje está más que definido; vino nuevo, eso sí, será tinto o blanco en función de la zona en la que estemos convidados. Está claro que la armonía más que gustativa es geográfica, pero resulta igual de eficaz.

En los barrios del Valle de La Orotava, encontramos la tradición de “correr los cacharros”, donde decenas de chiquillos y no tan jóvenes, tiran de latas, chapas, tambores de lavadora y todo latón que se precie, amarrados con verga y que hagan escandalera. Si avanzamos más al norte, en San Juan de La Rambla, La Guancha e Icod de los vinos, encontramos “las tablas”, se trata de un desafío a la vida, deslizándose por pendientes muy pendientes, sobre maderas untadas en grasa, cera o brea. Eso sí, para frenar, cuentan con una montaña de neumáticos viejos que amortiguan el golpe. En Santa Ursula, lo típico son “los carros de madera con ruedas de rodillos”. Como denominador común, todas las tradiciones para festejar el vino nuevo destacan por un fantástico encuentro social.

Claro está que en Tenerife, esta festividad dignifica la actividad del sector vitivinícola y mantiene viva una de las tradiciones populares más carismáticas del panorama nacional.

¡Por cierto, desde mi punto de vista, se eligió San Andrés por no esperar a San Juan! ¡Salud!

Agustín G. Farráis Enólogo de Bodegas Torres en Canarias

www.enotenerife.com

 

Dejar un comentario

*