// Suscríbete al Club vía: RSS | Facebook | Twitter

La Rioja y su presencia en Enofusión

febrero 25th, 2011 Publicado en Noticias Imprimir este Artículo

Por lo que respecta al espacio, Enofusión ha ocupado un lateral del Palacio Municipal de Congresos de Madrid y ha estado dividido en dos zonas, bautizadas por los organizadores como “Enobar” y “Centro del Vino”. La entrada era independiente a la de Madrid Fusión, de modo que un asistente a Enofusión no puede acceder a la zona gastronómica principal si no se ha inscrito a su vez en Madrid Fusión. Esta ubicación periférica resta cierta visibilidad a Enofusión y de algún modo separa gastronomía y vino. En este sentido, el denominado “Túnel del vino” del Salón de Gourmets de Madrid (evento profesional que alcanzará su XXV edición el próximo mes de abril) podría ser un modelo a seguir, puesto que está plenamente integrado en el conjunto de la feria y sitúa al vino en su lugar, formando parte de la experiencia gastronómica.

El Enobar, bien organizado y gestionado, consistía en una serie de mesas con botellas, fichas y los complementos necesarios para la cata. Los asistentes reciben la lista completa de vinos en la entrada y se sirven libremente en función de sus intereses. En esta zona han participado 119 bodegas, que han presentado un total de 170 vinos. Por denominaciones de origen, la más representada ha sido Rioja, con 19 bodegas y 27 referencias, seguida de Ribera del Duero, con 18 bodegas y 23 vinos. En tercer lugar estaría la indicación geográfica Vinos de la Tierra de Castilla (que hoy por hoy más que una indicación de algo es un cajón de sastre en el que cabe casi de todo), con 20 vinos en total. Otras denominaciones solo han contado con un par de referencias, pero de las más emblemáticas de la región, caso de Toro, con un Numanthia y un Frontaura. En general se ha tratado de vinos de perfil medio-alto o alto. Al final de este artículo pueden consultar la lista de bodegas y vinos de Rioja, en la que llama la atención la presencia de varios monovarietales de graciano (más alguno de mazuelo y de garnacha).

Dos catas dirigidas y un “100 puntos” Parker

El Centro del Vino, por su parte, es un salón habilitado para la realización de conferencias, mesas redondas y catas guiadas. El primer día de feria se llevaron a cabo dos de las más interesantes: “Grandes de la enología, cara a cara” (con Miguel Ángel de Gregorio, Ignacio de Miguel, Álvaro Palacios y Peter Sisseck) y, a continuación, “Uvas españolas para conquistar los mercados internacionales”, dirigida por los dos únicos Master of Wine de España: el ya popular Pancho Campo y Pedro Ballesteros. Entre el público, el presidente de la Denominación de Origen Calificada Rioja, Víctor Pascual, y bodegueros como Luis Valentín o Carmen Enciso, de Valenciso.

Miguel Ángel de Gregorio, de Finca Allende, comenzó reivindicando la diversidad de Rioja (“no es lo mismo un vino de Cenicero que un vino de Briones”) y declaró que se sentía “más riojano que de ningún otro sitio”, a pesar de haber nacido en Ciudad Real. Se cataron un Calvario y un Aurus, los dos de 2005.

El otro riojano de la mesa, Álvaro Palacios, comenzó ofreciendo un vino blanco de su tierra, Alfaro, elaborado con uvas de la variedad viura cultivadas en el Monte Yerga, y a continuación comentó -con literatura e imágenes taurinas- su prestigioso priorato L’Ermita y el todavía menos difundido La Faraona, de la D.O. Bierzo, ambos de 2008.

Cerró la cata Peter Sisseck, quien opinó que España no debería entrar a competir con los países emergente en la experimentación con nuevas variedades y declaró: “siguen faltando en España, creo yo, vinos que suenen fuera de España”.

La cata posterior, dirigida por Campo y Ballesteros, contó con la presencia en primera fila de Jay Miller, el catador de vinos españoles de la revista de Robert Parker. Los asistentes se llevaron una grata sorpresa al enterarse de que iban a tener la oportunidad de catar, precisamente, un vino de Rioja reconocido por Miller con 100 puntos Parker: el Remírez de Ganuza Gran Reserva 2004 (la lista de vinos de la cata no se había hecho pública). Fernando Remírez de Ganuza, sentado también en primera fila, recibió un aplauso del público y Pedro Ballesteros comentó que Rioja podía llegar a ser “más que Borgoña”, en alusión a la labor de bodegueros como Fernando y al potencial de desarrollo de la región, no solo en sus subzonas más prestigiosas sino también en la Rioja Baja, gracias a las posibilidades que ofrece el cultivo de la garnacha y otras variedades distintas del tempranillo. (Haga clic aquí si desea conocer los demás vinos catados en esta sesión).

La presencia de Rioja en esta primera edición de Enofusión se completó la segunda jornada con la presentación del programa “Catarsis”, que se viene celebrando con éxito desde hace años en las bodegas de Logroño y que consiste en un concierto musical seguido de una degustación de vinos. En este caso participaron las bodegas Campo Viejo, Franco-Españolas, Olarra, Ontañón y Viña Ijalba. La actuación fue de música gospel y se degustaron también postres de chocolate elaborados por la pastelería Viena.

La tercera y última jornada, finalmente, incluyó una cata dirigida por jóvenes enólogos y titulada “Las promesas del vino”, en la que participó Eduardo Eguren, hijo de Marcos Eguren, quien comentó vinos de sus bodegas Señorío de San Vicente (Rioja) y Teso La Monja (D.O. Toro).

Al margen de Enofusión, la Denominación de Origen Calificada Rioja patrocinó la presentación de la fundación impulsada por el chef Ferrán Adriá, elBullifoundation, que se convirtió en el acto estrella de la primera jornada de Madrid Fusión.

FUENTE: www.vinoturismorioja.com

Una respuesta a “La Rioja y su presencia en Enofusión”

  1. Guglielmo Rocchiccioli Dice:

    Quiero compartir las notas de cata y el relativo maridaje de uno de los vinos riojanos más conocidos en los países hispano hablantes.

    FAUSTINO V – RIOJA D.O.C. – BODEGAS FAUSTINO – RESERVA RIOJA
    EMBOTELLADO EN ORIGEN POR BODEGAS FAUSTINO, SL – OYÓN – ÁLAVA 2004 13,5 %
    UVAGGIO: Tempranillo, Mazuelo

    EXAMEN VISUAL: un intenso color rubí rellena la copa de vino

    EXAMEN OLFATIVO: fruta macerada, corteza de árbol, pimienta blanca, etéreo, especias dulces, notas de raíces, tierra mojada y olores de bosque.

    EXAMEN GUSTATIVO: vino que ingresa a la boca muy suavemente debido al porcentaje alcohólico y que corresponde con lo que se había percatado a la nariz respecto a los olores de leño y especias. El final de boca es un poco amarguillo por el tanino, por lo tanto necesita tiempo para evolverse y llegar a su mejor momento. La persistencia gustativa es de 5/6 segundos. De toda manera, el vino ya puede acompañarse con comidas bastante contundente.

    COMBINACIÓN COMIDA-VINO : estofado de vaca

    OPINIÓN PERSONAL: vino que merece respeto y admiración, a pesar de la leve exhuberancia tánica. Dentro de 1 ó 2 años estará en su punto mejor y no se debe esperar más, porque el nivel de acidez no es tan alto como el nivel tánico, por ende se hace importante guardarlo en la bodega destinándole una fecha precisa para el consumo.


Dejar un comentario

*