// Suscríbete al Club vía: RSS | Facebook | Twitter

Una ciudad en torno al vino

noviembre 5th, 2010 Publicado en Noticias Imprimir este Artículo

El Plan de Dinamización Turística de Haro persigue, entre otros objetivos, resaltar la tradición vitivinícola del municipio. Para ello se ha “tematizado” el espacio público con una serie de esculturas al aire libre y otra de pinturas murales en medianiles de edificios de gran visibilidad. Ya se han realizado tres pinturas y esta semana comienza la cuarta y última.


El desarrollo económico y la cultura de Haro están íntimamente ligados a la industria del vino desde el último tercio del siglo XIX. En términos cuantitativos, solo Logroño puede competir dentro de La Rioja con este municipio que concentra en pocos kilómetros bodegas tan relevantes como CVNE, Paternina, Ramón Bilbao, Bodegas Bilbaínas, Viña Tondonia, Muga, La Rioja Alta o Martínez Lacuesta.

No es de extrañar que las iniciativas públicas y privadas para impulsar el turismo y la actividad económica en esta localidad de 12.000 habitantes estén ligadas en buena medida al enoturismo.

En la actualidad se está llevando a cabo un plan de dinamización turística de cuatro años -cofinanciado por el Ministerio de Turismo de España, la Consejería de Turismo de La Rioja y el Ayuntamiento local- bautizado, precisamente, “Haro, patrimonio del vino”, y cuyas dos líneas de trabajo fundamentales son el enoturismo y la puesta en valor del patrimonio cultural, artístico y natural del municipio.

Dentro de este plan se han organizado jornadas de difusión y celebración de la cultura vitivinícola, como las “Noches de San Lorenzo” o el “Carnaval del vino”, con degustaciones, catas comentadas, conciertos y visitas a bodegas que han tenido una gran aceptación popular. También se han emprendido varias actuaciones en el espacio público de la ciudad cuyo objetivo es resaltar todavía más sus vínculos con dicha cultura.

En primer lugar, se han instalado en diversos emplazamientos emblemáticos del centro urbano ocho esculturas que rinden homenaje a oficios tradicionales en peligro de desaparición, entre los que figuran los de botero, vinatero o embotellador. En segundo lugar, se han realizado tres pinturas murales de grandes dimensiones en otros tantos medianiles de edificios de gran visibilidad. Según explica Carmen Bengoechea, gerente del plan, esta semana comenzará la ejecución de un cuarto y último mural.

Las pinturas murales en medianiles (paredes que habitualmente separan un edificio de otro contiguo) son una práctica habitual para embellecer el paisaje urbano, y en este caso se han llevado a cabo en puntos estratégicos en la percepción visual de los turistas y residentes.

Entre las actuaciones previstas dentro del plan figuran también la señalización de los recursos turísticos del municipio, la recuperación medioambiental de la “atalaya” (un mirador natural situado frente al barrio de bodegas) y la puesta en marcha de un “barco del vino” por el río Ebro.

Pulse aquí para ver una galería fotográfica de las pinturas murales y las esculturas al aire libre, así como para conocer sus autores y ubicación.

FUENTE: http://www.vinoturismorioja.com

Dejar un comentario

*