// Suscríbete al Club vía: RSS | Facebook | Twitter

AUSTRIA: Se Glorifica El Grüner Veltliner

wachaufoto1No cabe duda que debido tanto a sus paisajes pintorescos y joyas arquitectónicas de varias épocas como a sus tradiciones musicales y folklóricas este país centroeuropeo se considera por muchos como uno de los más simpáticos del viejo continente y tiene su fama entre los turistas que  parece vaya a arrebatarle solo pocos. En cuanto al vino se refiere los austriacos se destacan ante todo por sus ricos y variados blancos que desde hace algunos años mejoran exponencialmente su prestigio entre aficionados y profesionales de todo el mundo.

Se podría afirmar sin sombra de duda que uno de los secretos de sus éxitos es la impecable calidad de algunas variedades autóctonas entre las que más que una puede presentar tipicidad con peculiaridades únicas. Uno de los ejemplos más claros es la Grüner Veltliner cultivada en gran parte del territorio nacional que aporta un toque carismático a los caldos blancos secos. Los vinos de esta variedad dan cada vez más que hablar a escala internacional y en particular si son de la región emblemática de Wachau.

wachaufoto2En la prensa especializada extranjera esta zona (una de las ocho dentro de la región vinícola de Niederösterreich) de unas 1,5 mil hectáreas se considera como “quizás la más grande” y “la más fascinante del país” y que tiene “el paisaje de viñedos más romántico del mundo”.  Se sitúa en el valle del Danubio, entre las ciudades históricas de Melk y Krems, y alberga idílicos pueblitos en cuyos alrededores, a las orillas por la derecha del río, se extienden las empinadas terrazas de las plantaciones. No es por casualidad que este pintoresco lugar declarado Patrimonio de la Humanidad atrae un gran número de visitantes extranjeros, entre los que son cada vez más los aficionados al Grüner Veltliner que hace tiempo atrás no se ha valorado tanto.

En alemán Veltliner significa “procedente de la Valtellina” de los Alpes de Italia y “Grüner” es verde, así que el nombre de la uva se podria traducir como “la valtelinesa verde”. Esta uva se cultiva en las zonas bañadas por el Danubio también en la República Checa y Eslovaquia (Veltlinske Zelené) así como en Hungría (Zöld Veltelini). En Austria ésta representa un poco más de la tercera parte de las plantaciones (unos 55 mil hectáreas que se encuentran en  4 regiones) y se caracteriza por su maduración tardía. Su calidad varía mucho dependiendo ante todo de los rendimientos altos o bajos. Sus racimos son grandes, largos y compactos. Sus bayas, de color verde-amarillo, son de tamaño mediano y forma esférica. Se adapta fácilmente a diversos tipos de suelo y se destaca su capacidad para expresar fielmente el terruño. Los más grandes vinos que transmiten más su tipicidad son secos y envejecen bien gozando de una elegancia que presenta sutilezas de aromas de herbáceos, de mineralidad y de marcada acidez. El vino de esta variedad “versátil y camaleónica” se adapta a diversas comidas entre ellas a los platos de alcachofas y de espárragos frescos.

wachaufoto3Cuando la vitivinicultura austriaca empezó a girar más hacia la calidad los miembros de la asociación gremial local (Vinea Wachau Nobilis Districtus) se han comprometido a trabajar conjuntamente para elaborar vinos de muy alta calidad y han establecido un sistema de clasificación especial para sus vinos. Se los categoriza según el grado alcohólico siendo más alta la Smaragd  (más de 12,5%) seguida por las Federspiel (entre 11,5-12,5%) y Steinfeder (menos de 11% ) y observan consecuentemente su código de ética (no se usa aditivos, no se practica concentración, aromatización y fraccionamiento bajo el principio de que “el estado natural es de suma importancia”).

Como consecuencia directa de la nueva mirada hacia los vinos austriacos sus exportaciones están logrando récords últimamente. Según las cifras de 2008  sus ventas en el exterior en valor aumentaron un 8,5%, alcanzando los 150 millones de dólares, y en volumen el incremento fue del 6,9%, llegando a los 60 millones de litros.

wachaufoto4Los enófilos extranjeros que quieren disfrutar de estos vinos in situ pueden recorrer la rutas enoturísticas en las que se alzan localidades de historia y tradición centenarias. Una de las fiestas que podrá ser disfrutada en estas visitas es la “Wachauer Weinfrühling” cuya estrella vinícola que viene siendo cada vez más brillante es justamente el Grüner Veltliner. Se les ofrece en unas doscientas pequeñas y medianas bodegas de la zona entre las que se destacan  las de Willi Bründlmayer, de Franz Hirtzberger, de Franz Xaver Pichler, de Franz Prager, de Johann Schmelcz y de Emmerich Koll. Este último es descendiente de una familia de antiguas tradiciones y su Grüner Veltliner viene de un clon particular que le da a sus vinos un toque diferente de aromas y sabores. En cuanto a diferencias se comenta mucho también el diseño de sus etiquetas en las que aparece la imagen de una escultura de San Urbano, patron de los vinicultores. En la lista de los “100 vinos que hay que probar antes de morir” publicada hace poco en la revista Decanter su Grüner Veltliner Smaragd 1995 está también incluida.

( Fotos: Cortesía de AWMB/Mark,Semrad,Faber)

Dr. József Kosárka

Dejar un comentario

*