// Suscríbete al Club vía: RSS | Facebook | Twitter

¿Hacer vino en una Instant Pot? Este hombre lo logró

mayo 23rd, 2018 Publicado en Artículos, Noticias Imprimir este Artículo

como hacer vino en un instant potLas máquinas de cocción instantánea suelen tener cientos de funciones, con la finalidad de elaborar platillos de forma fácil y rápida. Asimismo, cuentan con un par de botones para mantener temperaturas bajas y poder cocinar de forma prolongada ciertos alimentos. Entre una de sus tantas funcionalidades está la de hacer yogur. A raíz de esto, mucha gente se comenzó a preguntar si sería posible hacer vino con este utensilio. Pues, la respuesta parece ser sí.

Resulta que tanto el yogur como el vino son productos que necesitan de ciertos microorganismos, que solo pueden activarse correctamente mediante cambios bioquímicos ocasionados por la fermentación. Esta, a su vez, depende de manera importante de la aplicación de temperaturas adecuadas. Daniel Murphy, un aficionado de la gastronomía que dirige el blog Foodnservie, descubrió la fórmula perfecta para lograr que el Instant Pot, nombre comercial de este aparato, obtenga un vino más que decente después de varios días de fermentación.

¿Cómo lo hace?
En primera instancia, mezcla 1,8 litros de jugo de uvas prefabricado con una taza de azúcar y 2,5 gramos de una levadura enológica especial. Esta mixtura la introduce en la máquina de cocción instantánea y ahí utiliza la función de hacer yogur. Lo que hace tal botón es mantener una temperatura muy baja uniforme, alrededor de los 25 °C, incluso más baja que el calor corporal de los humanos. Esto ayuda a incubar las bacterias de la leche y genera, finalmente, el yogur. En el caso del vino, contribuye a que la levadura se active y comience a ejecutar el tradicional proceso de fermentación.

Este proceso dura exactamente 48 horas. La tapa del Instant Pot no se cierra herméticamente durante todo ese lapso. Se le deja una abertura para que el vino respire por lapsos de 6 a 8 horas. El resto del tiempo permanece cerrado. De esa forma, la levadura se va alimentando del azúcar y va generando alcohol tranquilamente. Pasado el tiempo, el vino no podrá ser aún para beber, pues el sabor no es agradable. Por ello, lo devuelve al mismo contenedor del jugo de uvas.

Como no puede cerrarlo herméticamente, porque la botella explotaría ante la concentración de dióxido de carbono, le deja la tapa ligeramente enroscada y lo pone en reposo, en un lugar seco y oscuro, por una semana. Hecho esto, ¡voila!

Asegura que el vino casero obtiene toques similares a cerezas y chocolates, y que es una opción más que excelente para convertir un jugo de uvas barato en un muy rico vino.

Con información de foodnservice.com

FUENTE: www.cocinayvino.com

Dejar un comentario

*