// Suscríbete al Club vía: RSS | Facebook | Twitter

Los vinos de Chile

Vinos de Chile 1El vino mueve la primavera,
Crece como una planta la alegría.
Caen muros, peñascos,
Se cierran los abismos,
nace el canto.
PABLO NERUDA (1904-1973)
(Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto)

Introducción

Chile es un fascinante país del Cono Sur de América, que ostenta el título de “el más largo del mundo”, pues desde su parte septentrional hasta el extremo meridional se extiende por 4.329 kilómetros de longitud. Su anchura promedio es de 180 kilómetros, y la superficie territorial es de 756.102 kilómetros cuadrados (casi tres veces la del estado de Chihuahua, en México). La población asciende, de acuerdo al censo de 2016, a poco más de dieciocho millones y el número de habitantes de la capital, Santiago, es de siete millones.

Allí nos esperaba dennis murray (hijo de douglas murray), gerente de exportación de la empresa. Primeramente recorrimos una parte de los extensos viñedos de viña montes, en la grata compañía del enólogo Rodrigo Barria (quien tiene a su cuidado los viñedos de Apalta, Marchigüe y Zapallar). Yo había estado, allí en Apalta, en una visita previa en el año 2003, y pude advertir que la superficie de estos sembradíos se ha incrementado notablemente. cabe agregar lo que encontré en la página oficial de viña montes, que esta bodega “fue pionera en apostar por el valle de Apalta, y por plantar viñedos en laderas de montaña, siendo también la primera en plantar la cepa syrah, en el valle de Colchagua”. de acuerdo a esa información, los viñedos están ubicados en escarpadas laderas de hasta 45 grados de inclinación, y por el hecho de estar orientados al sur reciben los benéficos efectos de su exposición al sol.
Vinos de Chile 2Al regresar a la bodega recorrimos las instalaciones de tan prestigiada empresa vitivinícola, deleitándome, especialmente, con la sala de barricas, donde son añejados estos vinos, de excepcional finura. A continuación, con Dennis Murray, hicimos una cata de de once vinos de la marca Montes elaborados con las cepas siguientes: Sauvignon Blanc, Chardonnay, Pinot Noir, Malbec, Merlot, Cabernet Sauvignon, Carménère Cinsault y Viognier, en sus diferentes categorías: Montes Outer Limits, Montes Querub, Montes Alpha M, Montes Folly y Montes Purple Angel. Estos tres últimos constituyen la más depurada muestra de la extraordinaria calidad de tan deliciosos vinos.
Al concluir esta degustación Dennis Murray fue el anfitrión de una deliciosa comida, acompañada con los vinos Montes Folly y Montes Purple Angel, en el restaurante “Fuegos de Apalta”, del chef argentino Francis Mallmann. Este hermoso salón comedor se halla en el centro de los viñedos, fronteros a la bodega principal. Y lleva ese nombre por los varios hornos de piedra (de tres metros de altura), en los cuales son cocinadas diferentes tipos de carnes, de cordero patagónico, de pescados del extenso litoral chileno, de aves y verduras, que caracterizan la gastronomía de este renombrado chef argentino. Antes de retirarnos de tan hermoso lugar Dennis Murray me obsequió el libro Por el Sendero de los Ángeles, una obra de preciosa factura tipográfica, donde queda descrita la singular historia de tan icónica viña de Chile.

Viña Casa Donoso

Al salir de Viña Montes nos dirigimos hacia la ciudad de Talca, en el corazón del Valle del Maule, ya que en la Viña Casa Donoso realizaríamos la siguiente cata, ese mismo día, por la tarde. En una preciosa finca campestre (la cual me recordó —por su arquitectura y extensos jardines— una señorial hacienda en el estado de Jalisco, o bien de Michoacán, en México) está ubicada la Viña Casa Donoso, fundada en 1989.
Antes de realizar la cata de los vinos de Viña Casa Donoso nos instalaron en tres habitaciones de este hermoso sitio campestre, exitósamente dedicado al enoturismo. La habitación en la cual fui alojado me recordó la casa de mi abuela materna, en mi natal La Piedad, en el Estado de Michoacán, en México, por su amplitud, elevado techo y elegante decoración.
Más tarde, fuimos recibidos por Felipe Cruz, el enólogo de esta bodega, quien condujo la degustación de diez de los principales vinos, de las líneas Geiser Tatio, Chungará, Sucesor Red, Sucesor Blue y 1810, este último un vino Premium de Viña Casa Donoso. Se trata de vinos que guardan las características de los vinos bordaleses, en sus coupages clásicos, elaborados con gran cuidado y envejecidos en barricas de roble francés y en contenedores ovoides de hormigón, cuya capacidad es de mil litros.
Me parece conveniente señalar que estos depósitos biodinámicos —de creciente demanda en infinidad de bodegas vitivinícolas en el mundo— fueron desarrollados por el vitivinicultor francés Michel Chapoutier, en el año 2001, en la población de Tain-l’Hermitage, en el Valle de Ródano, en Francia.
Al caer la tarde nos instalamos en la hermosa terraza principal de esta finca solariega, a disfrutar de un aperitivo y aguardar que fuese servida la suculenta cena, en el comedor principal.

Viña Via Wines

Al día siguiente, después de saborear un exquisito desayuno, salimos hacia el Valle del Maule (que cuenta con la mayor superficie sembrada de vides en Chile, una cifra superior al 43% del total de los viñedos de este país andino). En la comuna de San Rafael —en el paraje denominado Quincho del Maule— está ubicada la bodega Viña Via Wines, razón social de una empresa vitivinícola fundada en el año 1998. Allí nos aguardaba la plana mayor de esta pujante empresa vitivinícola, cuyos viñedos cubren una superficie de más de mil hectáreas plantadas. La sala de degustación se localiza en medio de un hermoso lago rodeado de viñedos. A través de los grandes ventanales podíamos contemplar el hermoso panorama que rodea este salón de cata. En compañía de Adriana Coderch, Directora General; Lidia Cortez, Directora de Ventas para las Américas; Javier Movillo, Gerente de Mercadotecnia; de Cristian Correa, Asistente de Exportaciones, y del enólogo Carlos Gatica, tuvo lugar esta evaluación sensorial de veintisiete vinos, de las diferentes líneas: Selección Especial, Reserva, Oveja Negra, Icono y Single Vineyard.
Fue una degustación muy prolongada, en extremo interesante, pues nos permitió apreciar la finura y delicioso sabor de todos estos vinos, en una multiplicidad de coupages perfectamente ensamblados.
Allí mismo, en ese espacio que nos permitía admirar el entorno lacustre en el cual nos encontrábamos, fue servido una delicioso almuerzo, consistente en rollo de salmón y aderezo César. Roast Beef acompañado de papas al Merquén y miel, y Creme Brulée con shot de Morillas. Por supuesto que el maridaje fue con varios de estos deliciosos vinos de Viña Via Wines.

Viña Vik

Esa tarde nos dirigimos al paraje denominado Millahue, en el Valle de Cachapoal, a unos 200 kilómetros de Santiago. El vocablo Millahue significa, en lengua mapuche, “lugar de oro”. Aquí, en el año 2004, el empresario noruego Alexander Vik adquirió una extensa propiedad de 4.325 hectáreas (en un sitio de extraordinaria belleza escénica, pues se extiende en 360 grados sobre viñedos, lago, bosques, valles, colinas y montañas), asesorado para ello por un conjunto de especialistas en diversas materias conectadas con la elaboración de vinos. La bodega, la más espectacular, y funcional, que yo haya contemplado en algún país del mundo, fue diseñada por el arquitecto chileno, de fama mundial, Smiljan Radic, y es de señalada belleza, perfectamente integrada con el entorno.
Vinos de Chile 31Para hacer de Viña Vik algo en verdad extraordinario en la industria vitivinicultura de Chile, su propietario, Alexander Vik, encargó al arquitecto canadiense Frank Owen Gehry (el creador del precioso hotel “Marqués de Riscal”, en la localidad de El Ciego, en la Rioja Alavesa, España) el diseño y la realización del Hotel Vik, en lo alto de una colina, sobre un lago de montaña. Este hotel, de incomparable arquitectura, semeja una nave espacial, pues está hecha la parte superior de las instalaciones en Titanio de color bronce, lo que le confiere un aspecto de irreal hermosura arquitectónica. Cuenta con 22 suites, totalmente diferentes, una de las otras, en su lujosa ornamentación,
Acompañados de Hugo Salvestrini, Gerente de Ventas de Viña Vik, recorrimos una parte de los viñedos, ubicados en planicies y laderas en torno a la planta principal. Luego fuimos a la Sala de Cata, recinto que me sorprendió por su aurífera ornamentación (haciendo alusión al término Millahue: “lugar de oro”). Aquí degustamos diez vinos, de diferentes añadas, de las tres líneas principales de esta marca: Milla Cala cosecha 2012, La Piu Belle cosecha 2011 y Vik cosecha 2012. Para orientar al lector acerca de la calidad de estos vinos mencionaré que en Chile estos tres vinos, respectivamente, tienen los siguientes precios: 40, 80 y 150 dólares.
Al concluir la cata visitamos algunas de las suites del Hotel Vik y degustamos café y bocadillos, antes de dejar este incomparable recinto, de extraordinaria hermosura escénica Luego nos dirigimos hacia la población de Pirque —a unos 25 kilómetros de la capital chilena— donde disfrutaríamos de una exquisita cena, y nos instalaríamos en el elegante hotel “Las Majadas de Pirque”, donde habríamos de pernoctar dos noches.

Viña Cousiño Macul

Después de saborear un suculento desayuno visitamos, dentro de los extensos jardines que rodean a este precioso hotel “Las Majadas de Pirque” (la palabra majada significa, en Chile, el lugar en el cual el ganado y los pastores se recogen al caer la noche), el edificio llamado “El Palacio”, frontero al hotel y dentro de un amplísimo espacio arbolado, de muy bien cuidados jardines, de ocho hectáreas de extensión. Fue edificado en el año 1907 por el arquitecto chileno Alberto Cruz Mont, en un bello estilo francés renacentista. Hoy en día es utilizado como lugar de conferencias y diversas reuniones sociales.
A media mañana fuimos a la visita programada a la Viña Cousiño Macul, fundada en el año 1869 —si bien la historia de la Viña señala que sus orígenes se remontan al año 1856— por Luis Cousiño, en el Valle del Maipo, en la zona llamada Macul. Considero pertinente mencionar que existen referencias históricas que permiten conocer que en el año 1564 el rey de España, Felipe II, concedió, al conquistador Juan Jofré, una hacienda en el Valle de Macul, lo que podría ser el antecedente más remoto de esta bodega vitivinícola. En la información oficial de esta empresa leo que “La Viña Cousiño Macul es la única de las viñas chilenas fundadas en el siglo XIX, siendo una de las viñas tradicionales ubicadas en el Valle del Maipo. Cousiño es el apellido de la familia propietaria, y la Viña continúa, tras seis generaciones en manos de la familia fundadora. Por su parte, Macul significa en una lengua aborigen “mano derecha”.
Aquí nos esperaban Gabriel Mustakis, el enólogo, y Waldo Valdés, gerente de exportaciones. En su compañía efectuamos un detenido recorrido por los viñedos más cercanos a la bodega, donde contemplamos numerosas viñas de más de ochenta años de edad. A continuación fuimos a visitar las centenarias instalaciones, las cuales dan la impresión de ser un añoso y aleccionador museo del vino chileno. En seguida, pasamos a un salón privado a efectuar una interesante cata de seis vinos: Antiguas Reservas Chardonnay cosecha 2014; Isadora Rosé cosecha 2016; Antiguas Reservas Merlot cosecha 2014; Antiguas Reservas Cabernet Sauvignon cosecha 2014, Y a continuación dos vinos Premium: Finis Terrae cosecha 2014 y el icono de la Viña Cousiño Macul: Lota cosecha 2010. Este último, un coupage de 77% de Cabernet Sauvignon y 23% de Merlot, fue elaborado para conmemorar los ciento cincuenta años de la bodega.
Al concluir esta degustación disfrutamos de una deliciosa comida, a base de pescados y mariscos propios de la gastronomía de Chile, que nuestros anfitriones nos brindaron en un agradable restaurante de la capital chilena, cuya especialidad son los platillos elaborados a base de los productos del mar. Ese día comí un exquisito congrio y atún sellado, de exquisito sabor.

Viña Valdivieso

Al día siguiente fuimos recibidos en Viña Valdivieso, importante empresa vitivinícola de Chile, la cual fue fundada en el año 1879, por Alberto Valdivieso Araos, en el Valle de Curicó. En la grata compañía de Brett Jackson ( neozelandés, enólogo jefe de la empresa) y de Cristian Urra, enólogo, llevamos a cabo el recorrido por las espaciosas instalaciones de esta bodega, de la cual nos comentaron que desde el momento de su fundación, y hasta el año 1980, únicamente elaboraba vinos espumosos. Fue de hecho, nos dijeron, “ la primera casa productora en Chile, y en América Latina, en la producción de este tipo de vinos”. Y agregaron: “Casi uno de cada tres espumantes chilenos que se exportan hoy en día son de esta bodega, y también 60% de los que se consumen en el mercado doméstico. Hoy, cien años después, Valdivieso sigue siendo el líder en la categoría”.
Vinos de Chile 4La visita a las instalaciones de Viña Valdivieso nos permitió conocer el cuidadoso procedimiento de elaboración de los vinos espumosos, tanto con el Método Tradicional (Champenoise) como con el procedimiento denominado Charmat.
Nos explicó el enólogo principal de esta bodega, Brett Jackson, que desde la década de los años 90 del siglo pasado él se incorporó a la Viña Valdivieso, y dio comienzo la elaboración de vinos tintos, siendo el vino “Caballo Loco el singular icono de la bodega. “Se trata de un blend de cepas tintas que recoge lo mejor de la viña. Se elabora con 50% de la mejor producción del año, mezclada con 50% de los mejores del año anterior. El clásico “Caballo Loco” no declara añada ni cepas. Es, realmente, uno de los íconos imprescindibles de Chile”. Cabe agregar que la primera edición de “Caballo Loco” fue la del año 1994, y que actualmente la número dieciséis es la que se encuentra en el mercado.
La degustación de los vinos de Viña Valdivieso incluyó trece vinos, siete de los cuales fueron de la línea Caballo Loco”, de diferentes añadas, lo que nos permitió apreciar los sutiles y deliciosos cambios organolépticos que experimenta el vino al paso de los años. Se trató de una gratísima degustación, de vinos de extraordinaria calidad.
Esta cata sensorial fue seguida de una espléndida comida, en el elegante restaurante “Barrica 94”, ubicado en el área denominada Bellavista, en el corazón de la capital chilena. Saboreamos deliciosos platillos acompañados con los siguientes vinos: Valdivieso Sauvignon Blanc, cosecha 2017, Caballo Loco Grand Cru Maipo 2013 (el cual en la degustación analítica previa había sido muy ponderado por los catadores) , y Caballo Loco número 17.

Viña Pérez Cruz

El recorrido enológico por estas viñas de Chile concluyó con la visita a la Viña Pérez Cruz, ubicada en el paraje denominado Liguai de Huelquén Paine, en el Valle de Maipo. Su creador fue el empresario Andrés Pérez Cruz, quien encargó al arquitecto chileno José Enrique Cruz Ovalle (autor del pabellón de Chile en la Expo Sevilla 1992), la edificación de esa bodega hecha de madera curvada, que semeja dos barricas. Tiene una capacidad de producción de dos millones de litros. Y hay una sala subterránea con capacidad de almacenamiento de cinco mil barricas.
Acompañados por el enólogo Germán Lyon recorrimos una buena parte de los viñedos de la Viña Pérez Cruz, ubicados en hermosas laderas sembradas de vides. Y luego fuimos a la sala de cata, donde degustamos siete vinos tintos (la bodega está consagrada a la elaboración de vinos rojos, a base, principalmente, de coupages propios del área de Burdeos) de las líneas denominadas Quelen, Liguai, Pircas de Liguai, Chaski, Limited Edition, y Reserva. De estos vinos degustados –todos ellos de magnífica calidad y finura– me parecieron sobresalientes el de la marca Liguai, cosecha 2013, resultado de un coupage de 40% Syrah, 30% Cabernet Sauvignon y 30% Carmenere, y el Quelen cosecha 2012, fruto del coupage de 40% Petit Verdot, 30% Carmenere y 30% Cot (nombre de la cepa Malbec). A mi parecer, estos dos vinos son excelente muestra de la notoria finura de los vinos de la Viña Pérez Cruz.
Para concluir con lo referente a esta empresa vitivinícola diré que sus vinos son exportados hoy en día a catorce países en todo el mundo, principalmente a Estados Unidos de América, Canadá, Reino Unido e Irlanda.

Colofón

A manera de colofón transcribiré dos hermosos pensamientos, el primero creado por el filósofo griego Epicuro de Samos ((341 a.C — 270 a.C): “El placer gastronómico es el principio y el fin de una vida feliz.”. El segundo, fruto del ingenio del escritor estadounidense Ernest Hemingway (1899—1961): “Lo único que lamento en la vida es no haber bebido más vino”.

Una respuesta a “Los vinos de Chile”

  1. Luís Herrera Dice:

    Buenos dias Carlos
    Me gustan mucho los vinos chilenos. En dias pasados, tuve la oportunidad de probar un m
    Malbec chileno, muy bueno y económico, aqui en Miami, $6! A mi parecer no debemos guiarnos por precios pars que sean buenos o malos. Se llama LA MONEDA. Va mi humilde recomendación. Saludos


Dejar un comentario

*