// Suscríbete al Club vía: Email | RSS | Facebook | Twitter

La gloriosa región de Borgoña brilla en todo el mundo

gevrey chambertinSi hay regiones vinícolas en el mundo cuya simple mención evoca admiración entre los aficionados a la bebida divina, una de éstas ciertamente es Borgoña, que tiene rasgos singulares de gran espesor histórico y donde confluyen armónicamente el pintoresco paisaje natural y construido con la tradición y costumbres relativos al cultivo de la vid que se transforman en un conjunto, al cual se le asigna valor particular. En las tierras borgoñesas el vino se considera como la expresión máxima de la identidad local que se percibe también como una feliz propuesta sobre el arte de poder disfrutar de todas las facetas de la belleza y el placer que se revelan en varias ocasiones que sacuden los sentidos.

En cuanto a la rica historia de la vitivinicultura de Borgoña, hay que resaltar que los primeros documentos con mayor grado de fiabilidad acerca de viñedos plantados en su territorio datan del siglo I D.C. y son relacionados con la práctica impositiva del Imperio Romano que mantuvo bajo control esta región. El desarrollo posterior está unido con la fundación de grandes monasterios en los cuales la elaboración de vino daba forma al trabajo de los monjes, que paulatinamente lo hicieron célebre y desde el siglo XII su obra viñatera cobró cada vez mayor protagonismo. A lo largo de la Edad Media estos vinos figuraban en lugar destacado sobre la mesa de la nobleza local que se preocupó por su calidad hasta tal punto que en 1395 el Duque de Borgoña (Felipe el Atrevido) ordenó la erradicación de la variedad de menor calidad (Gamay) para que la única roja plantada fuera la mejor (Pinot Noir).

chablisLa Iglesia Católica venía controlando la tierra, el vino y su comercio, y su poder se incrementó tanto que, por ejemplo, para el siglo XVIII el monasterio cisterciense de Citeaux llegó a ser propietario de la mayor parte de los viñedos de toda la Côte d’Or de donde provenían los mejores vinos de la región. Con la Revolución Francesa de 1789 los terrenos eclesiásticos pasaron al patrimonio personal de particulares, dando lugar a un modelo de viñedo independiente y luego, como resultado de las leyes sucesorias, siguió su fragmentación pues los mismos se fueron dividiendo cada vez más. Esta situación forzó la aparición de la figura del “négociant” que actuaba como un comerciante comprando los vinos de los pequeños propietarios para realizar el ensamblaje y el embotellado, y luego venderlos con etiqueta propia. Ellos han dominado el mercado durante casi todo el siglo XIX hasta que su época eufórica ha terminado con el ataque de la plaga filoxérica. Después de su devastación han transcurrido algunos decenios para lograr la recuperación gracias a la replantación de los viñedos injertando – en la mayoría de los casos – variedades europeas sobre pies americanos.

MERSAULTLa zona de producción de vino de Borgoña ha sido delimitada en 1930 por un fallo de las autoridades de Dijon y posteriormente la entidad regulador local ha venido estableciendo las denominaciones de origen controlada (AOC), por primera vez en 1936 para Morey-Saint-Denis. La Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial afectaron severamente los viñedos de esta región y posteriormente fueron saneados con fertilización química utilizando potasio que permite un crecimiento de la vid más vigoroso. Sin embargo, esta práctica en exceso ha perjudicado la calidad del vino y después de varios años los productores borgoñeses han tenido que ponerse de cara a las necesidades de cambios para la consecución de una elaboración de vino óptima. El gran esfuerzo realizado ha dado sus frutos porque hoy día la mayoría de sus productos de alta calidad goza de una repercusión única a escala mundial.

La región de Borgoña tiene unas 28 mil hectáreas de viñedos y a base de las uvas cosechadas se elabora un promedio de 1,45 millones de hectolitros de vino anualmente (en 2012: 1,3 millones). Según los últimos datos publicados, los blancos representan 62%, los tintos y rosados 32%, los espumosos (Crémant) 8 % del total. En cuanto a su clasificación, los de “Grand Cru” tienen una participación de 1%, los de “Premier Cru” y “Village”48%, los de “Régionale” 51% en la categoría de AOC. Las dos variedades principales – la Chardonnay (48%) y la Pinot Noir (34%) – son seguidas a distancia por las otras (Gamay 10%, Aligoté 6%, Sauvignon Blanc 1%, marginales 1%).

paisaje de borgonaBorgoña está situada al este del país y se compone de los departamentos de Yonne, Côte d Or, Nièvre y Saône-et-Loire que ocupan una superficie de 31.5 mil km² en una franja larga y estrecha en sentido norte-sur entre las ciudades de Dijon y Lyon. La región vinícola se divide en las áreas productoras de Chablis, Yonne, Côte D´Or, Hautes Côtes, Côte Chalonnaise, Mâconnais y Beaujolais. Ellas tienen muchos tipos de suelo pero, en general, se componen de sedimento integrado por arcilla, marga y piedra caliza que se depositan en substrato formado de granito, lava, y esquisto. El clima de la región se caracteriza básicamente por veranos suaves e inviernos fríos con una temperatura en torno a los 10,5 Cº y casi 700 mm de precipitación anual promedio. Entre las amenazas climáticas se encuentran las heladas de primavera así como las lluvias intensas y tormentas de granizo localizadas en el verano. Dadas estas condiciones, es comprensible la marcada diferencia entre las añadas tomando en cuenta en particular la sensibilidad de su variedad tinta estelar la Pinot Noir. (En Borgoña la conjunción entre suelo y clima se llama “climat” que se refiere a condiciones especiales de una zona donde se cultiva una variedad típica cuyo cultivo tiene largas tradiciones, es decir, quiere significar lo que en el resto del mundo se denomina “terroir” o terruño. Los actores locales del sector tienen la intención de presentar la candidatura para que “les climats” relacionados ante todo con la Côte de Beaune y Côtes de Nuits sean declarados Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO).

pommardPara el consumidor común no resulta fácil orientarse entre la amplia y variada gama de los vinos borgoñeses de alrededor de 4 mil productores cuya mayoría son pequeños y medianos. Aunque tradicionalmente dominen algunos “négociants” grandes que pueden producir vinos de la misma categoría de AOC en cantidades equilibradas, en los decenios recién pasados cada vez un mayor número de productores ha optado por ser independiente. En Borgoña las dos variedades de mayor importancia dan casi exclusivamente vinos monovarietales cuyas clasificaciones se centran en el origen geográfico de su producción lo que se refleja en las etiquetas en las cuales la denominación es mucho más destacada que el nombre del productor. Por ejemplo, en el caso de un Chablis y un Pouilly-Fuissé se sabe bien que provienen de zonas productoras determinadas (Chablis y Mâconnais) y son elaborados a partir de la variedad Chardonnay. Asimismo, es bien conocido que un Gevrey-Chambertin y un Pommard son de la Côtes de Nuits y de la Côte de Beaune, respectivamente, y se hacen a base de la Pinot Noir.

vougeotPese a que la producción de vino anual de Borgoña representa solo el 3% del total de Francia, el 22% de los vinos de la categoría AOC son producidos en esta región. No sería ninguna exageración afirmar que varios de ellos están entre los más célebres y caros del mundo. Con respecto a los productores de mayor prestigio, se destaca indiscutiblemente uno de los más pequeños (superficie: 1,8 hectáreas) : el mítico Domaine de la Romanée -Conti (Côtes de Nuits) que probablemente tiene el viñedo de mayor renombre del mundo (y posee otros tantos como La Tache, Richebourg, Romanée Saint Vivant, Echezeaux, Montrachet y Bâtard-Montrachet ). En total reúne 25 hectáreas de viñedos y produce cada año unas 100.000 botellas de las cuales tan sólo unas 6 mil son etiquetadas con su propia marca legendaria. Estas contienen un vino magnífico con complejidad y potencia excepcionales que es dotado de gran equilibrio y elegancia. Cuando uno toma un Romanée -Conti Gran Cru vive toda una experiencia tanto gustativa como emocional no solo por su majestuosidad sino también por ser cautivado por el mito sobre su singularidad. (Experiencia personal: uno de 1986 catado en 1998).

latricieresDe la totalidad del vino producido en Borgoña, en 2012 un 48% se ha exportado a 178 países por un valor de 740 millones de euros que representa un 7,6% del total y es 6,2% superior al registrado en el año anterior. (Los mercados más importantes: Estados Unidos, Gran Bretaña, Bélgica, Canadá, Japón).

En la región de Borgoña el turismo enológico ofrece una excelente infraestructura para explorar las mejores opciones a quienes optan por conocer en el lugar los diferentes matices de los vinos locales. Anualmente la visitan alrededor de 1 millón de turistas cuya mayoría se interesa ante todo en aprovechar esta tentadora propuesta. Hoy día 375 productores abren las puertas de sus instalaciones al público que quiera entender mejor el secreto del esta tierra singular y disfrutar un día diferente en un ambiente idílico en que lo tradicional y lo moderno se mezclan (La nueva guía “En Route vers les Bourgognes” se ha publicado recientemente).

Fotos: Cortesía de Bureau Interprofessionnel des Vins de Bourgogne

Dr. József Kosárka

03.12.2013

 

Dejar un comentario