// Suscríbete al Club vía: RSS | Facebook | Twitter

El vino y sus placeres

“Vino, Baño y Venus desgastan el cuerpo pero son la verdadera vida”, reza un antiguo proverbio, tan antiguo como estos evocados placeres.

Comenzar con este viejo adagio nos permite ver como en la búsqueda de recreación, ocio, placer, belleza y glamour nos conseguimos con el vino y sus encantos. Nuestra sociedad, hedonista desde hace ya bastante tiempo vive en la búsqueda de diferentes elementos que de alguna manera disparen nuevos incentivos a la atracción por el disfrute, y volvemos con la nada nueva bebida de los dioses. Si nada nueva, pero si con nuevos procedimientos en su elaboración, nuevas combinaciones de cepas, nuevos maridajes, lo cual unido a todo lo que se habla de vino en diferentes medios de comunicación, televisión, radio, prensa, revistas del corazón o especializadas en vino, donde, con frecuencia, se incluyen comentarios sobre un vino determinado que ha adquirido cierta notoriedad o las bondades de alguno en particular, invitan a catas, reseñan eventos, y sin olvidar las publicaciones económicas y culturales que también abordan el tema vitivinícola, nos demuestran que el vino nuevamente está de moda.

Este caldo mítico y milenario logrado por la fermentación del jugo de la uva, está ligado a la historia del ser humano desde hace miles de años, acompañándolo en los momentos de placer, en rituales religiosos, como botín de piratas, como parte de las comidas, en celebraciones y más; todo narrado hasta de manera poética tanto en la historia, la mitología y la religión.

Su degustación o cata (acto por el cual, se procede al análisis sensorial de los vinos), es más un arte que una ciencia, donde la técnica es sencilla pero para dominarla se requiere de concentración, dedicación y además una deliciosa práctica.

El Vino ha estado rodeado de un misterio que en más de una oportunidad ha alejado al consumidor común, por considerarlo elitesco y hasta difícil de comprender, nada más alejado de la realidad, esta bebida en otras latitudes es un acompañante obligado en las comidas y forma parte del quehacer diario.

Para conocer al vino de la manera más agradable y efectiva tenemos las catas y de ellas existen varios tipos, veamos: Comparativa, relacionando entre sí varios vinos; A Ciegas, ocultando la marca o cualquier otro dato de las etiquetas, incluso el color; Vertical, cata de un mismo vino de diferentes añadas; Varietal, compara solo vinos de la misma variedad de uva. Sus fases son cuatro: la observación por medio de nuestros sentidos, la descripción de lo que percibimos, la comparación respecto a lo ya conocido y el análisis o juicio justificado de lo que percibimos.

Por otro lado, la gran cantidad de vinos en existencia, por ejemplo, por su color tenemos blancos, rosados y tintos, por la presencia de gas, tranquilos y espumosos; por edad, jóvenes y viejos, los dulces y secos, los licorosos, y la combinación de los anteriores, nos permite tener la más amplia gama para elegir según sea el momento a disfrutar, la comida a maridar, la época, la persona que nos acompaña, la música, etc.

Ante tanta variedad, al final, nos preguntaremos, como saber cuál vino es el mejor, simple, el que más placer le produzca, el que más le guste y punto, nadie más que usted sabe que es lo que más le gusta, otros dirán, el que refleje fielmente las características de su cepa o variedades de ellas con que fue hecho.

Por último, la cantidad a tomar, todo exceso es dañino, algunos establecen dos copas al día para el hombre y una copa para las damas, ello partiendo del volumen de la masa corporal, sin embargo, se debe tener claro que la alimentación rica y balanceada es necesaria, y siempre cuente con la instrucción de su médico. De resto, brindemos por el vino,….salud.

 

3 Respuestas a “El vino y sus placeres”

  1. Victoria Sanchez Dice:

    Hola Gabriel; te saludo y hurgando sobre el vino en la web llegue a este comentario tuyo, salud!!, es cierto y comparto contigo esta delicia extraída de las uvas, soy degustadora de vinos sobre todo de los dulces y los vinos de oporto, me encantan y los colecciono. Viva la vida y si es dulce mejor!! Un abrazo.


  2. Guillermo García N. Dice:

    Hola Gabriel, no sabía que eres un conocedor y activo colaborador del Club amantes del vino. De acuerdo contigo en lo que planteas en tu artículo.
    Saludos, Guillermo García N.


  3. Manuel A. Moreno Dice:

    Gracias Gabriel por tan interesante articulo sobre estos deliciosos caldos, sin duda lo publicaremos en nuestro diario, no sin antes seguirles en Twitter, si uds lo desean nos pueden seguir a @valenciamovil …feliz día…..


Dejar un comentario

*