// Suscríbete al Club vía: RSS | Facebook | Twitter

SUIZA: la esquisitez y escasez de sus vinos

suiza-1Este país de apenas unos 41 mil km2 y con alrededor de 7,5 millones de habitantes ocupa el octavo lugar en la lista de los importadores de vinos ( 2007: 1,86 millones de hectolitros) y se destaca también por la riqueza y alta calidad de su propia producción. Suiza importa principalmente vinos de países productores tradicionales como Francia, Italia, España y Portugal pero últimamente los representantes neomundistas como Estados Unidos, Argentina, Chile y Australia están ganando cada vez más terreno. Al mismo tiempo los vinos suizos esquivan los mercados internacionales cuyas causas principales son la cantidad muy limitada de su producción y la pasión de los consumidores nacionales por sus vinos propios (98% se toma en el país).

suiza-2En cuanto al sector vitivinícola el país helvético tiene alrededor de 15 mil hectáreas de viñedos (42% variedades blancas y 58% tintas) de cuya cosecha en 2008 se ha elaborado unos 1,1 millones de hectolitros de vino (49% blancos y 51% tintos). El consumo per cápita de los suizos adultos – cuyo poder adquisitivo es altísimo y cuyo 50% toma vino con cierta frecuencia – es aproximadamente de 45 litros. (El 63% del vino blanco consumido es nacional y el 80% del tinto consumido es extranjero.)
En este país hay mucho respeto y afición por la cultura del vino cuyas considerables tradiciones se remontan a la época romana. Según los archivos en la época medieval prácticamente en todas las tierras agrícolas se ha cultivado la vid. En los tiempos posteriores la vitivinicultura ha venido floreciendo pero la invasión filoxérica ha devastado gran parte de las plantaciones de unos 35 mil hectáreas que jamás se ha podido recuperar en su totalidad.

suiza-3Siendo las condiciones geográficas y climáticas favorables para el cultivo de la vid la viticultura viene siendo practicada en todos los cantones de la confederación tanto en zonas montañosas (en terrazas escarpadas) como en valles y en la orilla de lagos. La gran mayoría de los viñedos se concentra en la parte francesa (76%) pero también los cultivan en las regiones de habla alemana (16%) y en las zonas de la frontera suizo-italiana (8%). Entre los cantones Vaud es el que más blancos elabora y juntos con Valais representan tres cuartas partes de la producción de estos vinos del país. Con respecto a los tintos Valais es el que ocupa el primer lugar y es seguido por Vaud.
En Suiza no se ha legislado una ley del vino sino solamente una resolución federal (en 1993) por cuya consecuencia es competencia de cada región, la reglamentación de las prácticas enológicas y la regulación de la denominación de origen. La producción se caracteriza en particular por las plantaciones que tienen muy alta densidad y en lo general los vinos se toman jóvenes y gran parte de ellos se elabora sin el uso de la barrica o sin larga crianza. El vino suizo se obtiene no sólo por la elaboración de variedades clásicas y algunas autóctonas recuperadas sino también se tiene en cuenta las antiguas técnicas de producción y las conjuga con las innovaciones recientes de la industria.

 suiza-4Según la reglamentación actual (orden sobre la viticultura y la importación – modificación de los artículos 63 y 64 y la derogación de los artículos 65 y 67 a 69 de la Ley de Agricultura – que entró en vigor el 1 de enero de 2008) los vinos se clasifican como: vinos con denominación de origen controlada (artículo 21) y vinos del país con denominación tradicional propia (artículo 23).
La regulación vigente de DOC de Valais donde se encuentra una tercera parte de los viñedos del país ha sido promulgada en 1995 y establece también la categoría de Gran Cru (actualmente se usa en 4 localidades). Esta región se sitúa al suroeste del país, en el valle del Ródano, principalmente entre Martigny y Leuk en la orilla derecha del río, protegida idóneamente por las cordilleras de los Alpes. Su producción de vino anual varia entre 0,4 y 0,5 millones de hectolitros (45% blancos y 55% tintos). En sus plantaciones se cultiva un gran número de cepas autóctonas pero cada una solo en pocas hectáreas de los miles de pequeños propietarios. Muchos de ellos pertenecen a cooperativas entre las cuales se distingue Provins Valais que produce casi una tercera parte de los vinos de esta zona.
Las cepas más importantes cultivadas en Suiza son la Chasselas ( 66% de las uvas blancas ) y la Pinot Noir (53% de las uvas rojas). De esta blanca se elabora el Fendant, el vino emblemático suizo que se destaca por su estructura, marcada mineralidad y profundidad de aromas. Estos tintos monovarietales han arrasado con la mayoría de las medallas en el último (XII) Mondial du Pinot Noir en el que participaron 1.144 vinos procedentes de 24 países (1 de Gran Oro para el Cave la Madeleine 2008, además de 65 de Oro y 174 de Plata).

suiza-5El consumidor extranjero que visita a este hermoso país o toma su vino exportado (2007: 26,5 mil hectolitros) podría tener la sensación que debe pagar mucho por el vino suizo. El elevado precio se explica por el alto costo de la producción y también por la limitada disponibilidad de los de la mejor calidad. El factor clave sigue siendo el costo de producción elevadísimo (20 a 65 mil dólares / hectárea). Se intenta exportar más pero el producto es relativamente caro y todavía no tiene una fuerte imagen entre los enófilos extranjeros. Sin embargo, los elaborados de cepas autóctonas (blancas: Armigne, Arvine, Humagne Blanc / rojas: Cornalin, Gamaret, Humagne Rouge) podrían tener buenas perspectivas. Recientemente se habla mucho de los de la Arinarnoa que tiene su origen francés y es fruto de cruzamiento de las Merlot y Petit Verdot en Burdeos hace medio siglo.
Entre los destinos de enoturismo en Suiza se destacan los Viñedos en Terrazas de Lavaux (Canton de Vaud) que en 2007 han sido declarados Patrimonio Cultural de la Humanidad. Este pintoresco lugar se ubica a la orilla septentrional del Lago Leman y se extiende entre las ciudades de Montreux y Lausanne. Las estrechas y empinadas terrazas – apuntaladas por muros de piedra – cubren la parte baja de la pendiente montañosa entre los pueblos y el lago. Los bancales de viñedos actuales tienen una historia milenaria siendo un ejemplo excepcional de la interacción secular entre el hombre y la naturaleza.

Fotos: Cortesía de SOCIETE DES EXPORTATEURS DE VINS SUISSES

Dr. József Kosárka

Dejar un comentario

*